Cocina con corazón

Por Mayte Rodríguez
2 de marzo de 2018

Espárragos: la huerta se engalana

Los expertos coinciden: cinco raciones diarias de fruta o verdura son el componente perfecto para una dieta equilibrada y muy saludable.

Y claro, lo mejor es consumir las frutas y verduras de temporada, así que vamos a hacer caso a los que más saben y vamos a disfrutar de los espárragos que están de temporada.

Blancos o verdes, ¿cuáles son tus favoritos?

El sol es el responsable de que los espárragos sean blancos o verdes.

Espárrago blanco: crece bajo tierra, por lo que no le da la luz del sol, con lo cual no puede producir clorofila, que es el pigmento responsable del color verde de los vegetales.
Espárrago verde: también se conoce como triguero. En este caso crece en la superficie, por lo que la clorofila se genera dándole su llamativo color verde.

Los espárragos blancos se pueden comprar crudos, pero es habitual encontrarlos ya cocidos y envasados, de este modo se pueden tomar durante todo el año. Los verdes también pueden comprarse en bote o lata, pero frescos son estupendos porque las preparaciones son muy diversas: salteados con sal y ajo son ideales para guarniciones o revueltos. También pueden participar en quiches, pizzas o pasteles salados diversos, aportando un toque crujiente y un sabor muy característico.

Si optas por cocer los espárragos verdes puedes prepararlos en sopas, cremas o mousse.

Propiedades nutricionales

Los humildes espárragos son muy ligeros en cuanto al aporte calórico pero son muy potentes en cuanto a su composición en vitaminas A, C, E y también varias del grupo B. Además son ricas en minerales como el hierro, el calcio… Sin embargo, los espárragos son conocidos por sus propiedades diuréticas, esto es debido a su alto contenido en potasio. Contienen ácido fólico, necesario especialmente para embarazadas. Y también son buenos por su poder antioxidante. Como podéis ver, todo son ventajas nutricionales. Y, como están buenísimos, vamos a preparar una frittata de espárragos, una receta sencilla y que sólo te llevará unos 30-40 minutos realizarla.

Frittata de espárragos

Ingredientes:
– 4 huevos
– 1 dl de leche
– 100 g de queso de cabra
– 1 cebolla
– 1 cucharadita de mostaza
– 1 manojo de espárragos verdes
– Medio limón
– 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
– Sal y pimienta

Preparación:

1. Precalienta el horno a 190 ºC. Forra un molde cuadrado con 2 tiras de papel de hornear, ponlas una encima de la otra en forma de cruz.

2. Pela y pica la mitad de la cebolla. En un bol amplio bate los huevos, la leche, un pellizco de sal, una cucharadita de mostaza, el queso de cabra desmenuzado y la cebolla picada. Bate todos los ingredientes y vuélcalo en el interior del molde forrado previamente, hornea durante 10 minutos, pasado este tiempo, retira del horno.

3. Limpia los espárragos y retira el extremo duro de la base. En un bol, mezcla el aceite de oliva y 3 cucharadas de zumo de limón y un poco de sal y pimienta. Unta los espárragos con esta mezcla y colócalo sobre el molde con el huevo cuajado. Vuelve a introducirlo en el horno 10 minutos más hasta que el huevo se cuaje del todo. Desmolda y sirve.

Una cena ligera y llena de sabor, disfruta del placer de comer esta tarta salada y del placer de cocinar. ¡Feliz semana!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

23 de febrero de 2018

Lácteos, versátiles y llenos de propiedades

La gama de los productos lácteos es muy amplia: diferentes tipos de leche, nata, yogur, cuajada, requesón, mantequilla, queso…. Todos tienen en común su base: la leche. Dependiendo de qué proceso se utilice obtendremos alguno de estos productos.

Propiedades nutricionales

Siempre que vemos en los supermercados un brick de leche se da por sentado que es leche de vaca. Las leches de cabra, oveja o “leches” de origen vegetal tienen que reflejar su composición en el etiquetado.

La leche entera está compuesta por agua principalmente, además contiene calcio, lactosa, materia grasa, proteínas y vitaminas A, D, B y E. Su consumo es importante para el crecimiento y el buen mantenimiento de los huesos.

Mientras que el calcio se mantiene, la ingesta de grasa sí que cambia dependiendo del tipo de leche que elijamos:

 

ENTERA SEMIDESNATADA DESNATADA
GRASA 3,6 g 1,6 g 0,1 g
CALCIO 120 mg 118 mg 123 mg

 

Estas cantidades de materia grasa y calcio se calculan por cada 100 ml.

Hoy prepararemos una receta en la que interviene leche, mantequilla y nata. Es una merienda excelente para grandes y pequeños. Anímate a prepararla.

CREPES DE FRAMBUESA

Ingredientes:

  • 90 g de harina
  • 2 l de leche
  • 1 huevo
  • 60 g de mantequilla
  • 1 cucharadita de azúcar
  • sal
  • 2 dl de nata
  • 200 g de frambuesas
  • 50 g de azúcar glas

Preparación:

  1. En un cuenco bate la leche, el huevo y 30 g de mantequilla derretida. Añade la harina, una cucharadita de azúcar y una pizca de sal, mézclalo con ayuda de la batidora eléctrica hasta que no quede ningún grumo. Reserva, tápalo y déjalo reposar durante ½ hora.
  2. Pon una sartén al fuego con un poco de mantequilla. Con ayuda de un cucharón echa sobre la sartén el preparado del paso 1 hasta que el fondo de la sartén quede cubierto, pero cuidando de que quede una capa fina. Deja hasta que se despegue y dale la vuelta a la crepe con ayuda de una espátula. Dora el otro lado y mantén caliente mientras sigues preparando crepes con el resto de la masa.
  3. En un cuenco frío pon la nata para montar. La nata también tiene que estar muy fría. Móntala con varilla metálica o eléctrica, la que prefieras, ve añadiendo poco a poco la mitad del azúcar glas. Mete la nata en una manga pastelera con la boquilla rizada. Sirve las crepes con la nata, las frambuesas y el resto del azúcar glas restante espolvoreada por encima.

    Invita a quien tú quieras a merendar, disfruta de su compañía, del placer de comer estas deliciosas crepes y del placer de cocinar. ¡Feliz semana!
  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

9 de febrero de 2018

San Valentín: amor, dulce amor

 

Aunque seas de los que dicen que no te gusta San Valentín… la verdad es que a nadie le amarga un dulce. Y a todos nos gusta que tengan un detallito con nosotros y que nos hagan sentir especiales.

San Valentín no es el día sólo de los enamorados. También puede ser el día perfecto para decirle a ese amigo / amiga especial que es alguien importante para nosotros. De hecho, en algunos países el día de los enamorados es también el día de la amistad.

Orígenes de la festividad

Se cree que en este 14 de Febrero en la antigüedad se celebraba una fiesta pagana, las Lupercales, relacionada con la buena salud de los rebaños. Alrededor del año 490 la iglesia católica reivindicó la fecha para Valentín, un ciudadano romano que fue ordenado sacerdote y que fue ejecutado por oficiar bodas de soldados (algo que no estaba permitido en su época). Se le declaró santo y San Valentín pasó a ser en el santoral el día de los enamorados.

Ya en el siglo XIX una avispada librera norteamericana, Esther Howland, comenzó a vender tarjetas postales con motivos románticos como corazones para conmemorar el 14 de Febrero, ella fue la auténtica precursora del consumismo de San Valentín.

Un menú especial

Son muchas las listas de alimentos que, se supone, suben la libido de los enamorados y son tales como ostras, espárragos, almendras e incluso productos de lo más exóticos -que han llevado a grandes atrocidades medioambientales- como cuerno de rinoceronte.

Realmente, su poder afrodisiaco es cuestionable. Probablemente entre unos espárragos y unas setas haya poca diferencia si el ambiente es propicio y la compañía, la adecuada.

En cualquier caso, nosotros hoy nos decantamos por una receta deliciosa. Combina chocolate (ingrediente que no sabemos si es afrodisiaco pero sí que está confirmado su poder de aumentar la sensación de bienestar gracias a su aporte de anandamida), frutos rojos y nata… bueno, eso y una presentación excelente. Anímate a prepararlo, nosotros nos hemos decantado por tartitas individuales, pero, si prefieres puedes preparar una grande y utilizar un bizcocho para la parte central del chocolate.

TARTITAS DE CHOCOLATE RELLENO DE FRUTOS ROJOS Y NATA

Ingredientes:

  • 200 g de chocolate fondant
  • 2 dl de nata para montar
  • 200 g de frutos rojos
  • 2 cucharadas de azúcar glas
  • hierbabuena

Preparación:

 

1. Derrite el chocolate troceado en un cazo al baño María. Retira del fuego cuando se derrita. Con ayuda de una espátula extiende el chocolate de manera uniforme sobre una lámina de papel de hornear.

2. Corta cuatro láminas de chocolate de 4 cm de ancho por 30 de largo sin despegar del papel. Envuelve cuatro aros de emplatar, con las láminas con el lado del chocolate hacia fuera, para que adquieran forma de cilindro hueco y dejar enfriar.

3. Monta la nata con una cucharadita de azúcar glas. Saca el aro de chocolate y despega el papel del chocolate. Rellena el cilindro con la nata montada y los frutos rojos y espolvorea con una cucharadita de azúcar glas. Decora con hierbabuena.

Disfruta de la compañía, del día San Valentín y del placer de cocinar. ¡Feliz semana!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

Por Mayte Rodríguez

css.php