Cocina con corazón

29 de septiembre de 2017

Uvas, placer de dioses

Las uvas constituyen un placer desde antiguo, incluso los dioses del Olimpo las tomaban con frecuencia según podemos ver en la obra de Homero.

Uvas: blancas, rojas y negras

La composición de las uvas depende de su color. Si bien es cierto que las dos comparten los nutrientes principales: están compuestas por fructosa y glucosa (aunque las blancas contienen más cantidad de ellos, de ahí que sean más dulces), vitaminas como el ácido fólico y la vitamina B6 y entre los minerales que contienen el potasio es el más abundante (en este caso las uvas negras son más ricas en este mineral).

 

Cierto es que su alto contenido en azúcares las hace más calóricas que otras frutas pero aún así su aporte calórico es de 63 calorías por 100 g la uva blanca y 67 calorías por la misma cantidad de uva negra. Como en todas las frutas que se pueden tomar desecadas, las uvas pasas llegan a contener hasta cuatro veces más de azúcar que las frescas.

Aliadas de la salud y la belleza

Además de sus cualidades nutritivas las uvas son reconocidas por su acción antioxidante, esta acción hay que agradecerla a la presencia de antocianos, taninos y flavonoides en su composición, sobre todo en las uvas negras y rojas.

La acción antioxidante consiste en lo siguiente:

  • Las células generan una serie de sustancias nocivas para el organismo, los conocidos como radicales libres.
  • Estos radicales libres son responsables del desarrollo de enfermedades cardiovasculares, diferentes tipos de cáncer y también los síntomas más visibles del envejecimiento.

Por todo ello, concluimos en que las uvas, además de un placer son una fuente de salud y belleza. Así que no te prives, puedes comer un racimo de tus uvas favoritas de postre o bien introducirlas en un plato más elaborado, aquí va un ejemplo:

GALLETAS DE MASCARPONE Y UVAS

Ingredientes:

  • 280 g de harina de repostería
  • 120 g de queso mascarpone
  • 200 g de uvas rojas
  • 150 g de azúcar glas
  • 100 g de azúcar
  • 100 g de mantequilla
  • 1 huevo
  • Zumo de limón

Preparación:

1. Mezcla en un bol amplio 180 g de harina, 40 g de azúcar, 40 g de mantequilla y una yema de huevo batida. Amasa con las manos hasta obtener una masa homogénea. Tapa y dejar reposa 30 minutos.
Divide la masa en 8 bolas y aplástalas hasta formar unas tortas de unos 12 cm de diámetro
.

2. Derrite en el microondas 60 g de mantequilla. Coloca en un bol la mantequilla derretida, 100 g de harina y 60 g de azúcar. Mezcla todo hasta obtener una textura terrosa.

3. En el vaso de la batidora mezclamos el queso mascarpone, una cuchada de zumo de limón y el azúcar glas. Bate hasta que quede cremoso. Distribuir sobre las tortas la mezcla de queso y azúcar.

 

Encima repartir las uvas (lavadas y sin pepitas) y terminar con la mezcla del paso 2.

Distribuir las galletas en una bandeja de horno cubierta de papel sulfurizado y hornear durante 15 minutos.

Que disfrutes de las galletas…. ¡y de la compañía! ¡Hasta la semana que viene!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

21 de septiembre de 2017

¡Ánimo, una semana más de kilos fuera!

 

Seguimos con los buenos propósitos de principios de curso: vamos a ganar la batalla a estos molestos kilos que nos hemos traído de recuerdo de vacaciones.

Cada persona es diferente en cuanto a constitución, actividad física, posibles enfermedades… por lo cual no hay una dieta única de adelgazamiento que le funcione a todo el mundo. Lo que sí que hay es una serie de pautas que nos ayudan a adelgazar cuidando de nuestra salud, de forma razonable y consciente. Toma nota de las siguientes recomendaciones:

  • Planificar las comidas y hacer la compra con una lista basada en esta planificación. Nada de improvisar y dejarse llevar por lo que te apetece en los estantes del supermercado.
  • No saltarse ninguna comida. Desayuno, comida y cena son las ingestas principales, pero hay que hacer dos tentempiés a media mañana y media tarde para no devorar al sentarnos a la mesa.
  • La composición de todas las comidas principales debería ser: proteínas + hidratos + vitaminas.
  • Recuerda la recomendación de 5 frutas y verduras al día; las vitaminas que nos aportan apenas incluyen calorías y su fibra nos ayudan a mantener una buena salud digestiva.

 

Y todo esto sólo funciona si lo sumamos a la realización de ejercicio adaptado a nuestras condiciones y eso sí, de forma regular.

Siguiendo con nuestro principio de disfrutar cocinando y comiendo os ofrecemos unas hamburguesas muy especiales y sabrosas.

HAMBURGUESA DE PESCADO CON ENSALADA

Ingredientes:

  • 400 g de salmón fresco
  • 400 g de lubina
  • 1 diente de ajo
  • 2 limones
  • 60 g de pan rallado
  • 1 cebolleta
  • 2 tomates
  • 1 pepino
  • 150 g de lombarda
  • Perejil fresco
  • Albahaca fresca
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta

Preparación:

1. Limpia los pescados de pieles y espinas. Coloca su carne limpia en la batidora junto a unas hojas de perejil, la ralladura de un limón y un pellizco de sal y pimienta. Tritura hasta obtener una mezcla homogénea. Mézclalo con pan rallado y da forma con las manos a las hamburguesas.

 

2. En una sartén al fuego con un poco de aceite de oliva fríe las hamburguesas hasta que queden doradas, aproximadamente tardarán 4 minutos por cada lado. Mantenedlas calientes mientras preparamos la ensalada.

3. En un bol mezclamos la cebolleta y el pepino -pelados y picados-, la lombarda, la albahaca y el tomate y el pimiento, todo picado muy fino. Aliñar con el zumo de dos limones y un chorrito de aceite de oliva.

Sirve las hamburguesas de pescado sobre la ensalada y siéntate tranquilo a disfrutar de tu comida, sólo te aportará 250 calorías.

Que disfrutes de las hamburguesas…. ¡y de la compañía! ¡Hasta la semana que viene!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

15 de septiembre de 2017

¡Kilos fuera!

El temido momento ha llegado. Subir a la báscula después de las vacaciones, lo confieso, a mí me quita el sueño. Lo sé, he pecado: he comido todo lo que me gusta y me aprieta toda la ropa que me ponía antes de las vacaciones y me quedaba fenomenal.

Así que de nada valen las lamentaciones. Tomemos las riendas. Volver a nuestro peso anterior es posible, el secreto no es tal y controlar lo que comemos y hacer ejercicio suele ser la fórmula mágica.

Yo no soy partidaria de dietas milagro, ni ayunos, únicamente controlo lo que como. Cierto es que cada persona es diferente y que aquéllas que tienen algún problema médico tiene que ponerse en manos de un nutricionista antes de librar esta batalla.

Para mí uno de los problemas es la constancia. Soy muy perezosa con el ejercicio y siempre tengo un motivo para celebrar, y celebro con un vinito, un picoteo o un dulce con una facilidad pasmosa. Pero también sé que una vez hecha la excepción, vuelvo a retomar los buenos hábitos, así que te animo a que te unas a mí y que volvamos a las medidas de antes de las vacaciones.

Un error es caer en los platos monótonos: ensaladas y carnes o pescados a la plancha todos los días aburren a cualquiera. Hay cantidad de platos ligeros que podemos alternar para que nuestra batalla sea más sencilla y muy apetecible.

Realmente se puede estar a dieta y disfrutar comiendo, y eso te proponemos hoy con esta receta, igual te sorprenden algunos ingredientes, pero sólo tiene 190 calorías por ración.

MEJILLONES SABROSONES CON TOMATE Y APIO

Ingredientes:

  • 1,5 kilos de mejillones frescos
  • 1 kilo de tomates maduros
  • 1 rama de apio
  • 1 cucharadita de salsa Worcester
  • ½ guindilla
  • 1 dl de vodka
  • 1 limón
  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharaditas de azúcar
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta

Preparación:

1. Escalda los tomates en agua hirviendo unos segundos para que pelarlos sea más sencillo. Pela, corta y tritura los tomates. Pon una cazuela al fuego con 3 cucharadas de aceite de oliva, el tomate triturado, el azúcar y un pellizco de sal y pimienta. Mantenlo en la cazuela tapada a fuego mínimo unos 50 minutos, hasta obtener un puré de tomate espeso, Remuévelo de vez en cuando y vigílalo, puedes dejarlo unos minutos más hasta que consigas la salsa a tu gusto.

2. Añade a la cazuela el vodka, el diente de ajo pelado y picado, la salsa Worcester, la guindilla picada, el zumo de limón y la rama de apio también picada (reserva las hojas), déjalo a fuego medio 5 minutos y tritura todo con ayuda de la batidora eléctrica, prueba la salsa y rectifica de sal y pimienta si fuera necesario. Deja la salsa en el mismo recipiente.

3. Lava y limpia los mejillones de barbas, pásalos por agua fría. Añade los mejillones a la cazuela con la salsa y colócala a fuego lento hasta que se abran los mejillones. Sirve los mejillones con la salsa y decora con las hojas de apio previamente reservadas.

Espero que disfrutéis de los mejillones y de la compañía. ¡Hasta la semana que viene!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

Por Mayte Rodríguez

css.php