Cocina con corazón

6 de Abril de 2017

Detox, el plan de moda

 

Mis amigas andan revolucionadas: “¡Que llega el verano!”. “Ya está aquí la operación bikini”. “Me siento hinchada”. “Mira qué mal color de piel tengo”… Y así, frases inconexas, reflexiones profundas, depresiones de diván… todas en un mismo sentido ¿qué hago yo ahora para prepararme antes de que llegue el verano?

Y aquí es cuando surge la palabra mágica: “detox”, pero realmente, ¿para qué sirve un plan detox? Ayuda a eliminar los excesos de toxinas y se busca que el sistema inmunológico se restaure.

Se recomienda seguir el plan antes de las vacaciones, después de algún exceso o después de tomar antibióticos u otros medicamentos, para que se eliminen las toxinas y los residuos que se pueden acumular en hígado, riñones…

La Dieta o Plan Detox conlleva beber zumos. Zumos que combinan frutas y verduras. Y no tomar nada más que zumos. Es importante ser constante y disciplinado. El plan que mis amigas están siguiendo es desigual: unas lo combinan con ensaladas y platos de verduras y otras sólo toman zumos, ahí, ¡con valentía!

Para mí, lo mejor de esta dieta es que es una buena forma de llegar a una alimentación más saludable. De concienciarse de que los alimentos frescos, las frutas y verduras concretamente, hacen que abraces nuevos hábitos alimentarios más sanos.

Es importante es no confundir el plan detox con una dieta a largo plazo, ni con una dieta de adelgazamiento. Puedes hacerla durante unos días, pero no es recomendable alargarla más de 5. Lo mejor es utilizarla puntualmente y no olvidar que la sensatez es la clave de toda dieta que se precie. Si están tomando sólo batidos detox durante 3 días y luego te das un gran festín con alimentos ricos en grasa… el sacrificio de 3 días no servirá de mucho…

 

BATIDOS DETOX PARA TODOS LOS GUSTOS

A continuación os voy a dar tres recetas para 3 batidos muy ricos y ¡llenos de vitaminas! Tu piel lucirá radiante este verano

Ingredientes:

  • 50 g de espinacas
  • 5 dl de zumo de manzana
  • 1 lima
  • 2 peras
  • 150 g de arándanos
  • 1 trozo de jengibre
  • 100 g de piña
  • 1 zanahoria
  • 2 dl de zumo de naranja
  • Plátano
  • Hielos

Preparación:

  • Para el batido 1. Verde que te quiero verde

    • Pon en el vaso de la batidora 2,5 dl de zumo de manzana, 50 g de espinacas, una pera lavada pero con su piel, un plátano pelado y una lima entera pelada. Añade 2 cubitos de hielo y bate hasta que quede homogéneo. Disfrútalo a sorbitos cortos.
  • Para el batido 2. Exótico y lleno de color

    • Coloca en el vaso de la batidora 2,5 dl de zumo de manzana, 150 g de arándanos (pueden ser congelados), un tocito de jengibre pelado y rallado y una pera pelada. Bátelo y sirve frío.
  • Para el batido 3. Rico en betacarotenos

    • Bate 2,5 dl de zumo de naranja, 100 g de piña cortada en trozos y una zanahoria pelada y cortada en rodajas y un cubito de hielo.

¡Cuidaos mucho esta semana!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

30 de Marzo de 2017

Tajine de cordero, auténtico sabor marroquí

El tajín o  tajine  es uno de mis platos favoritos de la cocina de Marruecos. De carne, pollo o pescado me encanta porque es un método de preparación lento, con un resultado jugoso donde todos los sabores y aromas quedan perfectamente integrados.

Dependiendo del ingrediente principal se combinan hierbas, especias, agua de azahar, de rosas, miel, almendras…. Deliciosa es la combinación de pollo, limones encurtidos y aceitunas con el toque de la canela y clavo. La carne de cordero con almendras, orejones… Huuuum, se me hace la boca agua! Es un placer destapar el recipiente de barro, cerrar los ojos y comenzar a deleitarse con el plato disfrutando con el característico aroma. 

Uno de los placeres de Marruecos es, sin duda su gastronomía: cuscús, kefta, briouats, pastela, hummus…. La lista es larga y sabrosa. Dicen los expertos que la cocina marroquí es tan rica y variada porque tiene influencias bereberes, mediterráneas y árabes.  Si te gusta la cocina marroquí, una de las especias que no te puede faltar es el Ras el hanout, sabrosa mezcla de sabores.

Hoy os traigo una receta de Miguel de Torres, tan buen cocinero como compañero. Amante y buen conocedor de Marruecos, no se me ocurre mejor cicerone para hacernos viajar, con el paladar, hasta una cocina familiar marroquí. Sólo una  sugerencia, cuando tomes el primer bocado cierra los ojos, intenta saborear cada uno de los ingredientes y te sorprenderá escuchar, allá a lo lejos la llamada del almuecín. 

Tajín de cordero

Ingredientes:  

– 1/2 k de carne de paletilla de cordero cortada en dados

– 100 g de pasas de Corinto

– 100 g de almendras

– 2 cebollas

– 1 rama de canela

– 3 cucharadas de miel 

– 1 cucharadita de canela molida

– 1 cucharadita de cúrcuma 

– 1 dl de aceite de oliva virgen extra

– 40 cl  de agua

– orejones

– sal y pimienta

Preparación:

1.- Pela las cebollas y córtalas en láminas. En una cazuela poner el aceite de oliva, rehoga en él las cebollas durante cinco minutos aproximadamente.

2.- Añade los trozos de carne en la cazuela, la canela, la cúrcuma y la pimienta. Muévelo con una cuchara de madera  y riega con el agua y un pellizco de sal, tápalo y déjalo hervir a fuego lento durante una hora, removiendo de vez en cuando.

3.- Añade las pasas y los orejones a la cazuela. Remueve y deja cocer otros 30 minutos. En un vaso mezcla la miel con la canela en polvo, añádelo a la olla y deja otros 15 minutos para que la carne se vaya impregnando de sabores y aromas.  En una sartén con un poco de aceite saltear las almendras. Servir la carne de cordero con las almendras a por encima.

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

23 de Marzo de 2017

Magdalenas con truco

 

En cocina no todo es lo que parece. Y ése es uno de los placeres de cocinar, y de comer, el mantener la capacidad de sorprenderse y disfrutar con sabores y combinaciones nuevas.

Los desayunos y meriendas más originales

Pocos pueden resistirse a unas magdalenas esponjosas, unas cookies crujientes o un mug recién horneado… Pero se puede introducir en ellos un ingrediente original: aceitunas.

Quizás, al principio, te resulte chocante, pero si lo piensas, el aceite de oliva está presente en tostadas, bizcochos y repostería con un resultado estupendo, entonces, ¿por qué no probar con las aceitunas?

Las diferentes variedades de aceitunas: Manzanilla, Carrasqueña, Gordal, Hojiblanca o Cacereña tienen algo en común: engloban los sabores básicos: dulce, salado, amargo y ácido. Esta curiosa característica hace que sean muy versátiles, y que las aceitunas puedan participar no sólo en la hora del aperitivo o de preparaciones saladas.

Como desde pequeña he sido muy dada a probar combinaciones nuevas y recetas distintas, mi madre me apoda “catacaldos”, así que para hacer honor al mote, hoy te propongo dos posibilidades para hacer magdalenas sorprendentes, ¿te atreves a probar?

Magdalenas con aceitunas negras

Ingredientes:

  • Aceitunas negras Hojiblanca
  • 100 g de harina de repostería
  • 5 g de levadura
  • 100 g de azúcar
  • 100 ml de aceite de oliva
  • 35 ml de leche
  • 2 huevos

Preparación:

1.- Precalienta el horno a 200 ºC. Bate los huevos con el azúcar, añade la leche y el aceite y bate todo con unas varillas. Incorpora poco a poco la harina con la levadura y mezcla hasta que quede una mezcla homogénea.

2.- Corta las aceitunas e introdúcelas en el microondas hasta que queden deshidratadas, verás que quedan secas, entonces, añádelas a la masa.

3.- Reparte la masa entre las cápsulas de papel, hornea durante 20 minutos a 200 ºC.

Pruébalas y cuéntame, ¿son dulces o saladas?

Magdalenas saladas de espinacas y queso

Ingredientes:

  • 300 g de harina de trigo
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 250 g de espinacas congeladas
  • 100 g de queso feta
  • 200 g de queso crema
  • 2,5 dl de leche
  • 1 dl de aceite de oliva
  • 3 huevos
  • 2 cucharaditas de azúcar
  • 1 cucharadita de sal, perejil

Preparación:

1.- Precalienta el horno a 180 ºC. Descongela las espinacas y escúrrelas en un colador. Corta el queso feta en dados pequeños.

2.- En un bol mezcla la harina, la leche, los huevos, el aceite, el azúcar, la levadura y la sal con ayuda de un batidor eléctrico, hasta que quede una mezcla homogénea, sin grumos. Añade las espinacas troceadas y el queso feta, incorpóralos con una cuchara de madera.

3.- Rellena 12 moldes para magdalenas (antes úntalos con aceite de oliva) con la mezcla. Hornéalas durante 20 minutos. Mientras tanto, bate el queso crema con el perejil picado. Cuando las magdalenas estén listas, mete el queso en una manga pastelera y decóralas con él.

Espero que las disfrutes mucho, ¡Feliz Semana!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

Por Mayte Rodríguez

css.php