Cocina con corazón » Primeros

Por Mayte Rodríguez

Posts en la categoría 'Primeros'

20 de abril de 2018

Aceites de oliva aromáticos: Oro líquido con mucho sabor

El aceite de oliva es un lujo a nuestro alcance. No sólo por su sabor y aroma, sino también por sus propiedades beneficiosas para la salud.

Mil y una aplicaciones

Es el más adecuado para las frituras ya que su composición química hace que aguante muy bien las altas temperaturas sin descomponerse.

En crudo aporta sabor y suavidad a cuantas preparaciones toca, siendo imprescindible en ensaladas, verduras al vapor, carpaccios… un chorrito de aceite de oliva hace mejorar -en todos los sentidos- cuantas recetas quieras.

Aceites aromáticos

Arriba, aceite Aromático de hierbas provenzales

El aceite admite sabores que aportan nuevos matices; lo ideal para elaborarlos es emplear como base aceite de oliva virgen extra; luego ya depende de los gustos personales de cada uno y de los ingredientes que tengamos a mano; para preparar este de hierbas hemos empleado romero, tomillo, laurel, dientes de ajo, pimienta blanca en grano y semillas de mostaza.

La elaboración es sencilla: se templa el aceite en un cazo, una vez templado se retira del fuego y se incorporan hierbas, especias y el ajo, se tapa y dejamos enfriar totalmente. Mientras esteriliza una botella de vidrio con la boca ancha. Se pone en ella el aceite con las hierbas, tapamos herméticamente y después de un par de días está listo para usar.

Otra idea para aromatizar es la trufa negra, el sabor que le confiere al aceite es muy intenso y hay que usarlo con moderación. La receta principal se elabora con él.

Aceite de oliva: Dieta Mediterránea 100%

Arriba, pan con aceite, ajo, perejil y sal

El aceite de oliva es fundamental en la dieta mediterránea. En su composición se encuentra el ácido oleico, gran aliado del corazón. Su presencia en nuestra dieta hace que aumenten los niveles de colesterol bueno en sangre (el HDL-colesterol). Además del ácido oleico no debemos de olvidar la vitamina E que también está relacionada con el transporte de las grasas en sangre.

Esta semana haremos una receta muy sencilla, una crema de patatas enriquecida con queso parmesano y con un toque extra de suavidad y sabor: un aceite de trufa casero que hará las delicias de los comensales más sibaritas.

  

CREMA DE PATATAS CON PARMESANO Y ACEITE DE TRUFA

Para realizar el aceite de trufa tenemos dos métodos:

1. El más sencillo: utilizamos aceite de oliva virgen extra de sabor suave y rallamos la trufa (cuidado con la cantidad, el sabor es muy intenso), se tapa, se deja reposar mientras preparamos la receta y consumimos en el día.

2- Confitando el aceite: ponemos el aceite en un cazo y lo calentamos hasta los 60 ºC, ponemos en él las lascas de trufa y dejamos reposar un par de horas, cubierto por una tapa de silicona, una vez frío, cuélalo. El aceite se puede usar a partir de este momento.

Los métodos caseros para hacer aceite de trufa nos obligan a consumirlo pronto, para que no resulte nocivo para la salud.

Ingredientes:

  • 500 g de patatas
  • 1 litro de agua
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Trufa negra (tuber melanosporum)
  • 50 g de queso parmesano
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 500 ml de leche
  • 1 cebolla
  • Sal, pimienta blanca molida

Preparación:

  1. En un cazo ponemos el agua con un buen pellizco de sal. Mientras se calienta pelamos las patatas y la cebolla. Trocea y ponlas a cocer.

2. Cuando las patatas estén blancas, escurre todo el agua. Vuelve a colocar el cazo al fuego y añade la leche y la mantequilla. Deja cocer unos minutos a fuego medio para terminar pasando la mezcla por la batidora hasta obtener una crema fina.

3. Corta unas lascas de queso parmesano y añadirlo a la crema, batir de nuevo hasta que quede integrado. Servir en cuencos individuales, aromatizar con unas gotas de aceite, unas lascas de trufa y, si quieres, un poco más de queso parmesano.

Disfruta de estos versátiles aceites aromáticos y del placer de cocinar. ¡Feliz semana!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

13 de abril de 2018

Caprichos dulces ¡con muy pocas calorías!

Sí, has leído bien. Puedes darte un capricho dulce, delicioso -y ligero- siempre que quieras, con muy pocas calorías. El postre no está reñido con la dieta y esta semana nos hemos propuesto demostrártelo.

Bocaditos de fresa y hierbabuena 

La fruta es una fiel aliada de las dietas bajas en calorías, pero también de unos hábitos sanos y equilibrados.

En general, la fruta, aporta a nuestro organismo agua, fibra y vitaminas en cantidades notables. En concreto las fresas tienen como principales componentes el agua y los hidratos de carbono, en concreto fructosa y glucosa. Su aporte en fibra es muy alto y también es importante su contenido en vitamina C.

Coloridos Helados

Nada más sencillo que cortar fruta de temporada y colocarla en moldes de polos junto a zumo de frutas natural o agua. Sabrosos, apetecibles y muy ligeros.

Panna cotta de té matcha

La macedonia de verduras es siempre una opción colorida y llena de vitaminas que acompaña a multitud de preparaciones o que constituye un postre en sí mismo.

Es una forma estupenda de que los niños coman fruta, sus colores y pequeño tamaño hace que les resulte atractiva y fácil de comer.

Brochetas de frutas

Para una merienda ligera juega con colores y formas diferentes y pínchalos en brochetas, si quieres, puedes servirlas con yogur batido. Una bomba de sabor que te aportará muy pocas calorías.

SOPA DE FRESONES CON FRUTA Y ESCARCHA DE HIERBABUENA

Esta llamativa preparación es un broche de oro para cualquier comida o cena con invitados. Quedarán impresionados tanto por su presentación como por el sabor y el contraste de texturas. Es muy fácil de hacer, sólo te llevará unos 30 minutos de tiempo y… no te lo podrás creer, ¡sólo aporta 140 calorías!

Ingredientes:

  • 400 g de fresones
  • 2 naranjas
  • 200 g de cerezas
  • ½ lima
  • ½ limón
  • 50 g de azúcar
  • Eneldo fresco
  • hierbabuena

Preparación:

 

  1.  En un cazo ponemos 1 dl de agua y disolvemos en ella 50 g de azúcar. Mantén a fuego medio hasta que hierva y el azúcar se disuelva por completo. Retira del fuego y deja enfriar.

 

 

2. En el vaso de la batidora ponemos el fresón, el almíbar obtenido en el paso 1, el zumo de los cítricos y tritura. Reserva. En otro cazo ponemos al fuego 1 dl de agua, cuando empiece a hervir, retiramos del fuego y añade unas hojas de hierbabuena. Deja infusionar hasta que el agua se enfríe, cuela y mete en el congelador en una bandeja metálica hasta que se congele.

3. Deshuesa las cerezas y córtalas por la mitad. Corta las naranjas en gajos. Presenta el plato poniendo en el fondo la base de fresón, coloca encima las cerezas, los gajos de naranja, un poco de eneldo. Una vez que la menta esté congelada, raspa la superficie con una cuchara y corona con ella el plato.

Disfruta de estas dulces preparaciones ¡sin ningún tipo de remordimientos! y del placer de cocinar. ¡Feliz semana!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

6 de abril de 2018

Escabeches: clásicos renovados

El escabechado es una técnica con un origen muy antiguo. En un primer momento era una necesidad: un modo natural de conservación de diferentes tipos de alimentos y hoy es una delicatessen fácil de hacer y siempre disponible.

Mejillones

Los escabeches son ideales para el aperitivo con un vino o una cervecita. Puedes encontrar diferentes ingredientes tratados con esta técnica: mejillones, pescados azules, pechugas de pollo, perdices, conejo… Éstos son los ingredientes más utilizados para escabechar, pero no los únicos. Los pescados azules matizan su sabor potente con el efecto de los ácidos del vinagre y resultan más delicados.

Atún escabechado

Los ingredientes para prepararlos son muy sencillos: el líquido de conservación básico es una combinación de vino, vinagre, ajo, sal, pimienta en grano, pimentón aromatizado con hierbas como laurel y tomillo. Aunque se admiten variaciones como mezclar pimentón dulce y picante, añadir ramas de perejil u otras hierbas aromáticas.

Hoy vamos a preparar unas ricas sardinas que te solucionarán más de una cena o comida. Sírvelas solas o con una guarnición de patata asada. También están buenísimas con una ensalada verde.

SARDINAS ESCABECHADAS

Ingredientes:

-1 kilo de sardinas
-½ cabeza de ajos
-100 ml de vino blanco
-½ l de aceite de oliva
-Tomillo
-Pimentón dulce
-Pimienta negra en grano
-Sal

Preparación:

1. Pide al pescadero que limpie las sardinas retirando las cabezas, escamas y tripas. Lava con agua abundante.

2. Una vez limpias, seca bien las sardinas, sazona al gusto y enharina ligeramente, sacudiendo el exceso de harina.

3. Fríe las sardinas en la mitad del aceite. Pon el resto del aceite en una sartén limpia, fríe en él los ajos, añade el laurel y el tomillo, añade la pimienta negra y el pimentón, rehoga ligeramente para que no se queme el pimentón.

4. Incorpora el vino, añade el vinagre y la sal. Deja 5 minutos a fuego suave. Vierte el resultado sobre las sardinas y deja enfriar en el frigorífico durante un día entero. Las sardinas, bien cubiertas con el escabeche duran semanas en la nevera.

Disfruta de estas sabrosas sardinas y del placer de cocinar. ¡Feliz semana!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

Posts Anteriores

Por Mayte Rodríguez

css.php