Cocina con corazón » Primeros

Posts en la categoría 'Primeros'

15 de Junio de 2017

Barbacoas y parrilladas, sabor a verano

Hacer una barbacoa proporciona una sensación muy placentera. A menudo, los chefs de la casa se plantan un delantal y con un vaso de algo fresquito en una mano y unas pinzas / pincho en la otra son los encargados de pasar por la barbacoa los alimentos que degustaremos en un ambiente festivo.

Y es que el pollo, la carne, el pescado, las hamburguesas, las verduras… todo sabe distinto cuando se hace al aire libre, en una barbacoa o en una plancha o parrilla, al calor del fuego.

Las verduras quedan fenomenal en la parrilla, a mí me gusta poner siempre una bandeja con una selección, aligeran el plato principal y están muy ricas con un poco de sal y un buen aceite de oliva.

Puedes prepararlas tal cual o en brochetas, alternando diferentes tipos de verduras y jugando con colores y texturas.

De todos modos, estas recetas se pueden preparar también en casa, en una parrilla para colocar sobre el fogón o la placa.

CONSEJOS PARA UNA BARBACOA PERFECTA

  • Prepara la barbacoa con carbón y deja que bajen las llamas. Las brasas son las que mejor cocción le dan a la barbacoa.
  • Ten paciencia. La carne, el pescado… requieren su tiempo, para que el interior esté bien hecho conviene comprobar con un pincho que esté bien pasado.
  • Para preparar carne a la barbacoa, es mejor que esté una hora antes a temperatura ambiente, en la cocina, cubierta con un paño, no pasarla directamente de la nevera a la barbacoa.
  • Los aliños son estupendos para carnes y pescados, va en gustos y se pueden elaborar muy fácilmente en casa o, si lo prefieres, aderezar antes de preparar con hierbas aromáticas y especias que le vayan bien.
  • Es preferible salar la carne una vez que la saquemos de la barbacoa. Así conservarán sus jugos.

Esta semana vamos a hacer una receta de pollo a la barbacoa, ligeramente picante y que queda crujiente y riquísimo. Espero que os guste.

POLLO PICANTE A LA BARBACOA

Ingredientes:

  • 1 pollo entero de 1,250 kg
  • 3 dientes de ajo
  • 2 limones
  • 1 guindilla verde
  • Romero
  • Perejil fresco
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta

Preparación:

1. Pela y lamina los dientes de ajo. Corta en aros la guindilla. Pica unas hojas de romero fresco y el perejil. Haz zumo del limón y rallar su piel. Corta otro limón en rodajas. Ponlo todo en un bol y mézclalo con cuatro cucharadas de aceite de oliva.

2. Pide en la pollería que corten el pollo en ocho trozos. Salpimenta y pon en una bandeja con la mezcla del paso anterior. Se cubre con film y deja macerar en la nevera al menos una hora para que el pollo adquiera los aromas.

3. Si lo haces al fuego, pon una parrilla a fuego suave, y si lo preparas en barbacoa, con las brasas vivas pero sin llama fuerte. Coloca el pollo con la piel hacia abajo y sin escurrir de la marinada. Deja 10 minutos hasta que la piel quede crujiente. Dale la vuelta y déjalo otro ratito hasta que veas que está bien hecho por dentro.

Sirve con más perejil picado y unas rodajas de limón.

Espero que disfrutéis de la barbacoa y de la compañía. ¡Hasta la semana que viene!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

4 de Mayo de 2017

Platos rápidos para gourmets con prisa

 

Cocinar rápido y sano es posible. Hay multitud de recetas que se pueden hacer en 30 minutos o menos. Para ello es importante hacer una buena planificación: tener la receta con los ingredientes, hacer la compra y listo para preparar.

Una buena opción para preparar platos sanos y de forma rápida son las conservas, las latas de atún, sardinas, anchoas y demás conservas de pescado son un buen ejemplo. Combinadas con pasta, arroz o verduras pueden sacarnos de más de un apuro.

Las verduras se pueden encontrar en botes de cristal, latas o congeladas, todas ellas son buenas opciones ya que reducen considerablemente los tiempos de preparación sin perder sus propiedades nutritivas.

A la hora del postre las frutas en conserva o congeladas son una estupenda opción, así como las confituras y mermeladas.

Una nevera y una despensa bien surtida con los ingredientes básicos te salvarán de cualquier imprevisto de una forma rápida y muy rica.

Para esta semana he elegido una receta rápida que gustará a todos: Espaguetis con huevo escalfado, la prepararás en poco tiempo y es muy sencilla. Si quieres, puedes sustituir el huevo escalfado por frito, al gusto de los comensales.

ESPAGUETIS INTEGRALES CON HUEVO ESCALFADO

En este caso he optado por hacer la salsa de tomate en casa, pero si lo prefieres, puedes usar una ya preparada que te guste y de este modo el tiempo de preparación será aún menor.

Ingredientes:

  • 300 g de espaguetis integrales
  • 4 huevos
  • ½ k de tomates
  • 1 ajo
  • Aceite de oliva
  • 2 cucharaditas de azúcar moreno
  • Orégano, perejil
  • Sal y pimienta

Preparación:

1. En un cazo al fuego ponemos 5 cucharadas de aceite de oliva, los tomates pelados, una pizca de sal, el orégano y el azúcar. Los dejamos a fuego medio-bajo y mantenemos durante 20 minutos, removiendo de vez en cuando.

2. Mientras tanto preparamos la pasta. En una olla con abundante agua con un poco de sal cocemos los espaguetis siguiendo las recomendaciones de tiempo del fabricante. Pasado el tiempo, se retira del fuego y escurrimos.

3. Mientras se cuecen los espaguetis, vamos preparando los huevos: ponemos una cazuela al fuego con agua. Cuando el agua empiece a hervir, apagamos el fuego, cascamos el huevo y lo volcamos despacito dentro de la cazuela. Lo mantenemos dentro del agua 5 minutos antes de retirarlo, y así con el resto de los huevos.

Finalmente mezclamos los espaguetis con la salsa de tomate, removiendo bien para que se impregne del sabor, colocamos un huevo encima de cada ración, salpimentamos y espolvoreamos de perejil fresco picado.

¡Que los disfrutes! Hasta la semana que viene.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

2 de Marzo de 2017

Sobrevivir al tupper

Comer bien en la oficina todos los días no es tan sencillo: organizar los menús, preparar las recetas, la logística que implica….
No, fácil no es, pero desde luego no es imposible. Hay que reconocer que tiene sus ventajas: la dieta es más equilibrada, porque juegas con los ingredientes para que sean platos nutricionalmente completos: arroz con pollo, pasta con atún, patatas guisadas con calamares, legumbres estofadas con verduras y jamón, verduras con carne, pollo con ensalada… Las combinaciones son muchas y muy apetecibles.


Somos muchos los que comemos fuera de casa. Por eso, con el tiempo he ido haciendo un pequeño “Manual de Supervivencia” para que comer bien, sano, sin arruinarte -y no volverte loco en el intento- sea posible:

MANUAL DE SUPERVIVENCIA
1.- Planifica el menú para que cada día sea variado y equilibrado.
2.- Elige una bolsa o bolso adecuado, lo ideal es que el tupper vaya bien colocado y que no vaya dando vueltas por el bolso.
3.- Que el recipiente elegido cierre bien; parece obvio, pero realmente es una tragedia cuando la salsita rica-rica se sale por toooodo el bolso impregnando toooodo su contenido. (Esto os lo digo por experiencia).
4.- Elige, en la medida de lo posible, platos únicos y que las salsas no sean muy líquidas.
5.- Evita transportar las ensaladas aliñadas, quedan poco apetecibles después de unas horas; es mejor ponerles el aceite justo antes de comer.

Y una vez dicho esto, os sugiero esta receta que me encanta, es fácil y rápida de hacer (en 20 minutos está lista), tiene pocas calorías y aguanta fenomenal de un día para otro.
Las cantidades están calculadas para 4 personas, por lo que puedes prepararla para cenar y separar el tupper para la comida del día siguiente.

Cuscús de trigo integral con espárragos y guisantes
Ingredientes:
– 500 g de cuscús
– Agua
– 1 manojo de espárragos trigueros
– 200 g de guisantes (pueden ser congelados o en conserva)
– 50 g de mantequilla
– Sal y pimienta
– Unas hojas de menta

Preparación:


1.- Lava y limpia los espárragos trigueros, córtalos con la mano y desecha la base. Si los guisantes son congelados, cuécelos durante 10 minutos (puedes hacerlo al vapor o en una cazuela, directamente en el agua); pasado este tiempo, añade los espárragos, deja cocer 10 minutos más. Escurre y reserva.

2.- Coloca un cazo al fuego con 3 dl de agua y unas hojas de menta fresca. Añade el cuscús, sal y pimenta. Deja cocer hasta que el cuscús esté tierno (sigue las instrucciones del fabricante para calcular el tiempo). Una forma de saberlo es comprobar que el cuscús ha absorbido el agua. Retira las hojas de menta.

3.- Pica unas hojas de menta fresca. En una sartén al fuego funde la mantequilla y añade la menta picada, los guisantes y los espárragos. Saltéalos un par de minutos. Coloca el cuscús en el tupper y coloca en la parte de arriba las verduras. Puedes tomarlo caliente o frío.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

Posts Anteriores

Por Mayte Rodríguez

css.php