Cocina con corazón » Dulces

Por Mayte Rodríguez

Posts en la categoría 'Dulces'

13 de abril de 2018

Caprichos dulces ¡con muy pocas calorías!

Sí, has leído bien. Puedes darte un capricho dulce, delicioso -y ligero- siempre que quieras, con muy pocas calorías. El postre no está reñido con la dieta y esta semana nos hemos propuesto demostrártelo.

Bocaditos de fresa y hierbabuena 

La fruta es una fiel aliada de las dietas bajas en calorías, pero también de unos hábitos sanos y equilibrados.

En general, la fruta, aporta a nuestro organismo agua, fibra y vitaminas en cantidades notables. En concreto las fresas tienen como principales componentes el agua y los hidratos de carbono, en concreto fructosa y glucosa. Su aporte en fibra es muy alto y también es importante su contenido en vitamina C.

Coloridos Helados

Nada más sencillo que cortar fruta de temporada y colocarla en moldes de polos junto a zumo de frutas natural o agua. Sabrosos, apetecibles y muy ligeros.

Panna cotta de té matcha

La macedonia de verduras es siempre una opción colorida y llena de vitaminas que acompaña a multitud de preparaciones o que constituye un postre en sí mismo.

Es una forma estupenda de que los niños coman fruta, sus colores y pequeño tamaño hace que les resulte atractiva y fácil de comer.

Brochetas de frutas

Para una merienda ligera juega con colores y formas diferentes y pínchalos en brochetas, si quieres, puedes servirlas con yogur batido. Una bomba de sabor que te aportará muy pocas calorías.

SOPA DE FRESONES CON FRUTA Y ESCARCHA DE HIERBABUENA

Esta llamativa preparación es un broche de oro para cualquier comida o cena con invitados. Quedarán impresionados tanto por su presentación como por el sabor y el contraste de texturas. Es muy fácil de hacer, sólo te llevará unos 30 minutos de tiempo y… no te lo podrás creer, ¡sólo aporta 140 calorías!

Ingredientes:

  • 400 g de fresones
  • 2 naranjas
  • 200 g de cerezas
  • ½ lima
  • ½ limón
  • 50 g de azúcar
  • Eneldo fresco
  • hierbabuena

Preparación:

 

  1.  En un cazo ponemos 1 dl de agua y disolvemos en ella 50 g de azúcar. Mantén a fuego medio hasta que hierva y el azúcar se disuelva por completo. Retira del fuego y deja enfriar.

 

 

2. En el vaso de la batidora ponemos el fresón, el almíbar obtenido en el paso 1, el zumo de los cítricos y tritura. Reserva. En otro cazo ponemos al fuego 1 dl de agua, cuando empiece a hervir, retiramos del fuego y añade unas hojas de hierbabuena. Deja infusionar hasta que el agua se enfríe, cuela y mete en el congelador en una bandeja metálica hasta que se congele.

3. Deshuesa las cerezas y córtalas por la mitad. Corta las naranjas en gajos. Presenta el plato poniendo en el fondo la base de fresón, coloca encima las cerezas, los gajos de naranja, un poco de eneldo. Una vez que la menta esté congelada, raspa la superficie con una cuchara y corona con ella el plato.

Disfruta de estas dulces preparaciones ¡sin ningún tipo de remordimientos! y del placer de cocinar. ¡Feliz semana!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

23 de marzo de 2018

Semana Santa: Potajes y Dulces Tentaciones

En casa somos de tradiciones. Sobre todo ¡de dulces tradiciones! Por eso nos encanta la Semana Santa.

Si viajamos por España encontramos que no sólo las torrijas (para muchos, reinas indiscutibles) llenan los mostradores de las pastelerías: pestiños, rosquillas, monas de Pascua, pan dormido, buñuelos… comparten protagonismo con ellas. Dependiendo de la zona, las costumbres hacen que se tomen unos u otros.

Mona de pascua

Seas de gustos clásicos o dado a dejarte sorprender, en estos días encontrarás dulces objetos de deseo al alcance de tu vista, clásicos o variaciones con ingredientes más novedosos.

En el mundo anglosajón son populares por estas fechas los Huevos de chocolate, ya que se celebra la Pascua y es la fiesta donde los pequeños de la casa disfrutan pintando huevos y buscándolos por todos los escondites imaginables. También se comen unos deliciosos bollitos especiados llamados ‘hot cross buns’, que se decoran con una cruz y que se comen en viernes santo.

Pero la Semana Santa no sólo tiene un acervo gastronómico dulce. También son típicos los potajes y cazuelitas. Hay muchas variaciones: con bacalao, con espinacas o acelgas, con o sin huevo, con garbanzos… Se trata de un plato completo, calentito y nutritivo; con el sabor de los pucheros de antaño, de barro cocido sobre la lumbre; obviamente ahora las preparaciones no suelen ser así, pero los orígenes del potaje son esos, un ‘chup-chup’ al amor de la lumbre.

Hemos elegido esta receta que contiene ingredientes típicos de esta época, una receta es sencilla y con un precio muy ajustado. Con la ola de frío que nos invade estos días, creo que será muy agradable y apetecible, así que no remolonees y disfruta cocinando (y luego saboreando) estas santas cazuelitas.

ACELGAS ESPARRAGADAS

Ingredientes:
– 1 manojo de acelgas
– 4 rebanadas de pan
– 5 dientes de ajo
– 50 g de piñones
– Pimentón dulce
– Aceite de oliva virgen extra
– Sal

PREPARACIÓN

1. Limpia las acelgas, retira las hebras a las pencas, lávalas con agua fría y pica tanto las pencas como las hojas. Pon una olla al fuego con las acelgas cubiertas de agua y un poco de sal. Deja cocer 15 minutos, hasta que la penca esté bien tierna. Retira, escurre y reserva.

2. En una sartén grande al fuego calentamos 4 cucharadas de aceite de oliva y doramos en él los dientes de ajo pelados (pero enteros). Una vez se hayan dorado los ajos, retíralos de la sartén. En el mismo aceite, freír las rebanadas de pan a fuego medio hasta que queden doradas y crujientes. Reservar dos de las rebanadas. Pon dos rebanadas de pan en el mortero y machácalas junto a los ajos hasta formar una pasta.

3. En una sartén al fuego con un poco de aceite rehogamos las acelgas escurridas junto al majado de pan y ajo, un poco de sal y una cucharadita de pimentón dulce. Rehoga durante unos minutos y a continuación cúbrelas de agua. Deja cocer hasta que el agua reduzca y se forme un caldo espeso. Sirve en cazuelitas individuales con los piñones tostados y media tostada de pan del que previamente habíamos reservado.

Esta es la receta básica, pero si quieres puedes personalizarla a tu gusto: añadir unos huevos cocidos en cada una de las cazuelitas o también se pueden incluir lascas de bacalao desalado en el tercer paso.

Disfruta de este guiso, de la compañía y del placer de cocinar. ¡Feliz semana!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

23 de febrero de 2018

Lácteos, versátiles y llenos de propiedades

La gama de los productos lácteos es muy amplia: diferentes tipos de leche, nata, yogur, cuajada, requesón, mantequilla, queso…. Todos tienen en común su base: la leche. Dependiendo de qué proceso se utilice obtendremos alguno de estos productos.

Propiedades nutricionales

Siempre que vemos en los supermercados un brick de leche se da por sentado que es leche de vaca. Las leches de cabra, oveja o “leches” de origen vegetal tienen que reflejar su composición en el etiquetado.

La leche entera está compuesta por agua principalmente, además contiene calcio, lactosa, materia grasa, proteínas y vitaminas A, D, B y E. Su consumo es importante para el crecimiento y el buen mantenimiento de los huesos.

Mientras que el calcio se mantiene, la ingesta de grasa sí que cambia dependiendo del tipo de leche que elijamos:

 

ENTERA SEMIDESNATADA DESNATADA
GRASA 3,6 g 1,6 g 0,1 g
CALCIO 120 mg 118 mg 123 mg

 

Estas cantidades de materia grasa y calcio se calculan por cada 100 ml.

Hoy prepararemos una receta en la que interviene leche, mantequilla y nata. Es una merienda excelente para grandes y pequeños. Anímate a prepararla.

CREPES DE FRAMBUESA

Ingredientes:

  • 90 g de harina
  • 2 l de leche
  • 1 huevo
  • 60 g de mantequilla
  • 1 cucharadita de azúcar
  • sal
  • 2 dl de nata
  • 200 g de frambuesas
  • 50 g de azúcar glas

Preparación:

  1. En un cuenco bate la leche, el huevo y 30 g de mantequilla derretida. Añade la harina, una cucharadita de azúcar y una pizca de sal, mézclalo con ayuda de la batidora eléctrica hasta que no quede ningún grumo. Reserva, tápalo y déjalo reposar durante ½ hora.
  2. Pon una sartén al fuego con un poco de mantequilla. Con ayuda de un cucharón echa sobre la sartén el preparado del paso 1 hasta que el fondo de la sartén quede cubierto, pero cuidando de que quede una capa fina. Deja hasta que se despegue y dale la vuelta a la crepe con ayuda de una espátula. Dora el otro lado y mantén caliente mientras sigues preparando crepes con el resto de la masa.
  3. En un cuenco frío pon la nata para montar. La nata también tiene que estar muy fría. Móntala con varilla metálica o eléctrica, la que prefieras, ve añadiendo poco a poco la mitad del azúcar glas. Mete la nata en una manga pastelera con la boquilla rizada. Sirve las crepes con la nata, las frambuesas y el resto del azúcar glas restante espolvoreada por encima.

    Invita a quien tú quieras a merendar, disfruta de su compañía, del placer de comer estas deliciosas crepes y del placer de cocinar. ¡Feliz semana!
  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

Posts Anteriores

Por Mayte Rodríguez

css.php