Cocina con corazón » Dulces

Posts en la categoría 'Dulces'

29 de septiembre de 2017

Uvas, placer de dioses

Las uvas constituyen un placer desde antiguo, incluso los dioses del Olimpo las tomaban con frecuencia según podemos ver en la obra de Homero.

Uvas: blancas, rojas y negras

La composición de las uvas depende de su color. Si bien es cierto que las dos comparten los nutrientes principales: están compuestas por fructosa y glucosa (aunque las blancas contienen más cantidad de ellos, de ahí que sean más dulces), vitaminas como el ácido fólico y la vitamina B6 y entre los minerales que contienen el potasio es el más abundante (en este caso las uvas negras son más ricas en este mineral).

 

Cierto es que su alto contenido en azúcares las hace más calóricas que otras frutas pero aún así su aporte calórico es de 63 calorías por 100 g la uva blanca y 67 calorías por la misma cantidad de uva negra. Como en todas las frutas que se pueden tomar desecadas, las uvas pasas llegan a contener hasta cuatro veces más de azúcar que las frescas.

Aliadas de la salud y la belleza

Además de sus cualidades nutritivas las uvas son reconocidas por su acción antioxidante, esta acción hay que agradecerla a la presencia de antocianos, taninos y flavonoides en su composición, sobre todo en las uvas negras y rojas.

La acción antioxidante consiste en lo siguiente:

  • Las células generan una serie de sustancias nocivas para el organismo, los conocidos como radicales libres.
  • Estos radicales libres son responsables del desarrollo de enfermedades cardiovasculares, diferentes tipos de cáncer y también los síntomas más visibles del envejecimiento.

Por todo ello, concluimos en que las uvas, además de un placer son una fuente de salud y belleza. Así que no te prives, puedes comer un racimo de tus uvas favoritas de postre o bien introducirlas en un plato más elaborado, aquí va un ejemplo:

GALLETAS DE MASCARPONE Y UVAS

Ingredientes:

  • 280 g de harina de repostería
  • 120 g de queso mascarpone
  • 200 g de uvas rojas
  • 150 g de azúcar glas
  • 100 g de azúcar
  • 100 g de mantequilla
  • 1 huevo
  • Zumo de limón

Preparación:

1. Mezcla en un bol amplio 180 g de harina, 40 g de azúcar, 40 g de mantequilla y una yema de huevo batida. Amasa con las manos hasta obtener una masa homogénea. Tapa y dejar reposa 30 minutos.
Divide la masa en 8 bolas y aplástalas hasta formar unas tortas de unos 12 cm de diámetro
.

2. Derrite en el microondas 60 g de mantequilla. Coloca en un bol la mantequilla derretida, 100 g de harina y 60 g de azúcar. Mezcla todo hasta obtener una textura terrosa.

3. En el vaso de la batidora mezclamos el queso mascarpone, una cuchada de zumo de limón y el azúcar glas. Bate hasta que quede cremoso. Distribuir sobre las tortas la mezcla de queso y azúcar.

 

Encima repartir las uvas (lavadas y sin pepitas) y terminar con la mezcla del paso 2.

Distribuir las galletas en una bandeja de horno cubierta de papel sulfurizado y hornear durante 15 minutos.

Que disfrutes de las galletas…. ¡y de la compañía! ¡Hasta la semana que viene!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

17 de agosto de 2017

Tiempo de higos

Recetas con higos

Los higos y las brevas son frutos del mismo árbol. La higuera, en un primer momento da brevas, y meses más tarde, higos. Realmente es un chollo de frutal esta higuera. Son ricos en agua y también en hidratos de carbono, sobre todo fructosa y sacarosa, por lo que resultan más calóricas que otras frutas de verano, pero están tan ricos, que hay que darse un capricho, sano, eso sí. Porque además de azúcares su aporte en fibra es muy importante, así como potasio (necesario para la transmisión nervios), el magnesio (necesario para el buen funcionamiento de intestino, nervios y músculos) y provitamina A (importante para la visión, el buen estado de la piel y el cabello entre otras muchas cosas).

recetas de higos

Los higos se suelen tomar solos, directamente tras retirar la piel protectora que les cubre; pero pueden participar en diferentes preparaciones. Una de mis favoritas, tremendamente sencilla, consiste en sumergir la base de higos o brevas en chocolate fundido, juega con chocolate blanco y chocolate negro puro. Previamente tienes que lavar bien la piel para poder comerla. Otra receta muy sencilla consiste en tostar rebanadas de pan y untarlas con queso fresco, sobre ellas se colocan láminas de higos. El contraste entre la acidez del queso y el dulzor de los higos está buenísimo.

BISCUIT DE HIGOS

recetas de higo

Ingredientes:

– 400 g de higos
– 5 dl de nata
– 5 huevos
– 90 g de azúcar
– 1 pellizco de sal

Preparación:

recetas de higos

1. Monta la mitad de la nata (muy fría) en un bol con una pizca de sal. Puedes hacerlo a mano o con batidora eléctrica. Añade, poco a poco, tres cucharadas de azúcar. Reserva en la nevera.

2. En un cazo pon la otra mitad de la nata y los higos -previamente lavados y picados con su piel- pásalo por la batidora hasta que quede un puré lo más fino posible. Pon la mezcla a fuego medio durante 5 minutos. Reserva.

RECETAS DE HIGos

3. Separa las yemas de las claras. Bate las yemas con una cucharada de azúcar hasta que blanqueen. Vuelca las yemas en el cazo con el puré de higos, que para este momento estará templado. Añade la nata montada del paso 1 con movimientos envolventes para intentar que no se baje demasiado. Vierte la preparación en un molde grande o moldes individuales y ponlo en el congelador. Acompaña adornado de higos cortados verticalmente y pasados rápidamente por la sartén.

recetas de higos

Espero que disfrutéis del biscuit de higos y de la compañía. ¡Hasta la semana que viene!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

8 de junio de 2017

Meriendas infantiles

 

Cuando planificamos el menú de los más pequeños de la casa ¡no hay que olvidar la merienda! Aunque sea una comida más frugal, no por ello es menos importante que el resto.

Los niños necesitan reponer energías entre la comida y la cena. La tarde, a menudo dedicada a jugar, estudiar o realizar actividades extraescolares, es larga y requiere de un aporte extra de energía.

Los niños no paran, depende de su actividad física, edad, constitución… pero lo cierto es que la merienda ha de aportarles nutrientes, no sólo calorías vacías.

Por eso es importante que tomen algo de fruta, proteínas e hidratos. Pero ahora con el calor… es verdad que les cuesta más.

Esta semana te ofrecemos unas opciones muy fresquitas para que los más pequeños de la casa recarguen las pilas.

Polos de yogur con frutas

Son muy fáciles de preparar y están riquísimos.

Lava 150 g de moras. Lava y trocea 150 g de albaricoques. Tritura en el vaso de la batidora las moras con 125 ml de yogur natural y una cucharadita de azúcar. Reserva. Lava el vaso y utilízalo para triturar los albaricoques mezclados, al igual que en el caso anterior, con 125 g de yogur y azúcar. Puedes utilizar moldes para polos o vasitos. En cualquier caso rellena con las cremas de fruta por separado o, si quieres combinarlos tienes que rellenar hasta la mitad con uno de los colores, meter en el congelador y cuando esté sólido añadir el otro. En cualquier caso a mitad de congelado introduce un palito o palillos para poder comerlo.

Otra receta más elaborada de helado son estos deliciosos sándwiches, te cuento cómo hacerlos:

Sandwich helado

Ingredientes:

  • 2 yogures de vainilla
  • 180 g de chocolate con leche
  • 100 g de harina de avena
  • 100 g de azúcar moreno
  • 100 g de mantequilla
  • 1 huevo
  • 2 cucharadas de almendras picadas
  • Sal

Preparación:

1. Mete los yogures en el congelador. Precalienta el horno a 180 ºC. Pon en un bol la mantequilla a temperatura también, el azúcar moreno y bate con un tenedor o con varillas metálicas hasta que quede bien mezclados. Añade el huevo, una pizca de sal y la harina y mézclalo todo. Pica 80 g de trozos de chocolate en trozos gruesos y añádelos a la mezcla.

2. Cubre una bandeja de horno con papel de hornear. Reparte la mezcla en círculos de unos 6 cm de diámetro sobre la bandeja. Hornea durante 10 minutos y retíralo del horno pasado este tiempo.

3. Derrite el resto del chocolate en el microondas a la mínima potencia. Pinta las galletas por una de sus caras con el chocolate derretido y espolvorea con un poco de almendra picada. Mete en la nevera para que se endurezca el chocolate.

Retira los yogures del congelador una vez que estén bien congelados. Con un cuchillo para cortar congelados, corta el yogur en rodajas de unos 2 cm de grosor.

Monta el sándwich poniendo entre galleta y galleta el yogur congelado. Mantén en el congelador hasta el momento de comer.

Espero que os gusten mucho. ¡Hasta la semana que viene!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

Posts Anteriores

Por Mayte Rodríguez

css.php