Cocina con corazón » Dulces

Por Mayte Rodríguez

Posts en la categoría 'Dulces'

30 de noviembre de 2017

Galletas de Navidad

Las luces de Navidad invaden las ciudades, los niños ya se han estudiado el catálogo de los juguetes y están a punto de terminar la carta a los Reyes Magos. Se acerca el momento de adornar la casa con unas ricas galletas navideñas.

Este primer fin de semana de Diciembre es cuando normalmente ponemos el árbol en casa. Mis chicos no se entusiasman, así de primeras, pero yo sí. A mí me hace mucha ilusión, pongo villancicos, empiezo a sacar cajas y a desenvolver el árbol y horneo algún dulce rico para ganármelos, sí, aquí se cumple el tópico, yo, a mis chicos me los gano por el estómago.

 

 

Una de las mejores opciones para hornear estos días son las galletas de Navidad. Puedes elegir entre las tradicionales estrellas, los renos, los arbolitos… la receta básica es la misma, sólo cambian los moldes y el acabado que tú les quieras dar.

 

 

Puedes ponerles una cinta para colgar del árbol o puedes adornarlas con lápices de pastelería y mil y un adornos de azúcar que encontrarás en la parte especializada en dulces de tu supermercado más cercano.

Para hacerlo, una vez horneadas deja las galletas enfriar en la rejilla metálica y decora con manga pastelera (con la boquilla más fina) o con los lápices de pastelería.

 

Las galletas, realmente, quedan preciosas pero sobre todo, son la ocasión perfecta de hacer partícipes a los niños de la familia, haz una bola de masa y pon un rodillo en las manos de un niño, la armonía familiar está garantizada. Los cortapastas también son un valor seguro, les parece magia ver cómo de esa masa blancuzca surgen divertidas formas.

 

 

Si vas a colgarlas, recuerda hacerles un pequeño agujero antes de hornear, así podrás pasarles lazos o cuerdas de rafia. Una idea muy original es unir galletas con cuerdas de rafia y alternar con naranjas desecadas y bastones de caramelo. Quedan muy divertidas.

 

 

GALLETAS DE NAVIDAD

 

Ingredientes:

  • 300 g de harina de fuerza
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 130 g de mantequilla
  • 30 g de azúcar
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 2 cucharaditas de jengibre molido
  • ½ cucharadita de nuez moscada
  • 2 cucharadas de miel de caña

 

 

Preparación:

  1. Precalienta el horno a 180 ºC.

Coloca un cazo a fuego suave y deja que se derrita en él la mantequilla junto a la miel de caña, remueve con una cuchara de madera de vez en cuando para evitar que se pegue. Mientras tanto, en un cuenco amplio mezcla la harina, la nuez moscada, el clavo, la canela, el jengibre, el azúcar, el huevo batido y finalmente, la mantequilla derretirá con la miel.

Mezcla con una cuchara y termina amasando con las manos hasta obtener una masa homogénea.

 

  1. Espolvorea la encimera con harina y extiende la masa con ayuda de un rodillo, extiéndela hasta obtener un grosor de unos 3 mm.

Con un cortapastas, o molde para galletas, corta la masa con la forma que prefieras, nosotros hemos elegido estos bonitos renos.

Si vas a utilizarlas para colgar, éste es el momento de hacerles el agujero, no demasiado pequeño.

 

  1. Prepara una bandeja de horno cubriéndola con papel sulfurizado para hornear. Coloca encima las galletas, procura no ponerlas muy juntas, porque según se hagan, se expandirán un poco y si se pegan, se podrían romper. Hornéalas hasta que queden doradita, con 10-15 minutos bastará.

Retira del horno y deja enfriar sobre la rejilla del horno, una vez frías, puedes colocarles lazos, o pintarles.

 

Que disfrutes del placer de cocinar, de comer y decorar estas ricas galletas y disfruta también de la compañía que tú prefieras. ¡Hasta la semana que viene!

 

 

 

 

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

16 de noviembre de 2017

Kiwis verdes o dorados, ¿cuál eliges?

Los kiwis dorados me parecen el summum de lo exótico. Sé que hay muchas otras frutas exóticas, pero el kiwi gold… es elegante, ¿no? Me pongo a investigar a ver qué diferencias tiene con su pariente, el kiwi verde. Te invito a seguir leyendo para que te enteres de todo lo que he aprendido.

Cuando yo era pequeña no recuerdo ver kiwis en las fruterías de mi barrio. Según parece no es hasta 1.982 cuando empieza a comercializarse el kiwi verde en nuestro país.

Su procedencia original es China, pero los kiwis actuales nos remiten a otros países exportadores como Nueva Zelanda, Italia y Chile, aunque China siga siendo el principal productor. En nuestro país también se pueden encontrar plantaciones de kiwis en Galicia y Asturias.

 

Kiwis = Vitalidad

Cuando hablamos de vitalidad nos referimos a un estado de energía adecuado para mantener nuestra actividad diaria y relacionarnos positivamente con nuestro entorno.

Los kiwis además de ser sabrosos y muy atractivos de comer contienen una combinación de nutrientes que favorecen nuestra vitalidad. Tiene un contenido muy alto de vitamina C (hasta el triple de la naranja) y también ácido fólico que reduce la fatiga, estimula la absorción de hierro y activa la formación de sustancias que mejoran el estado anímico general.

El número de calorías que aporta es bajo: 81 kcal/100 g el kiwi verde y 77 kcal/100 g el dorado y aporta fibra (facilita el tránsito intestinal) y potasio (entre otras cosas regula la actividad neuromuscular y participa en la transmisión del impulso nervioso).

 

Kiwi verde vs. kiwi gold

Que el interior de uno es verde y el otro de un amarillo dorado es obvio, pero además de esto hay alguna diferencia más.

En cuanto al aspecto exterior: los kiwis dorados son más alargados y su piel exterior más lisa.

El sabor del kiwi dorado resulta más dulce y tropical que el verde, que suele ser un poco más ácido.

En cuanto a sus beneficios nutricionales son muy similares. Su aporte de vitaminas y minerales es el mismo y el número de calorías es prácticamente igual también.

 

El kiwi en la cocina

Además de comerlo tal cual, en el postre, tentempié de media mañana o merienda puedes prepararlo en zumo, mermelada, brochetas, tartas… puede participar en preparaciones diversas y como ejemplo te proponemos esta tarta, esperamos que os guste.

 

TARTA DE KIWI DORADO Y COCO

 

Ingredientes:

  • 200 g de harina
  • 70 g de mantequilla
  • 1 dl de leche
  • 4 yogures naturales
  • 40 g de azúcar
  • 100 g de coco rallado
  • 4 kiwis dorados

Preparación:

1. Precalienta el horno a 180º C. En un bol amplio mezcla 60 g de  mantequilla -a temperatura ambiente- con 20 g de azúcar, 50 g de coco rallado, la harina y la leche. Mezcla con una cuchara de madera y acaba amasando hasta obtener una masa uniforme y elástica. Vuelve a dejar la masa en el bol y cúbrela con un paño, deja reposar 30 minutos. Engrasa con un poco de mantequilla un molde y forra con él la masa anterior. Hornea y mantén 10 minutos hasta que la masa se dore ligeramente.

 

2. Desmolda la tarta y reserva. En un bol mezcla los yogures, el resto del coco rallado y de azúcar. Remueve y vierte sobre la tartaleta recién horneada.

 

3. Pela y corta los kiwis. Corta cada rodaja en dos mitades y coloca sobre la tartaleta haciendo círculos.

 

Sírvela tal cual o acompañada de una bola de helado de chocolate.

Que disfrutes de los kiwis, de esta riquísima tarta y de la compañía. ¡Hasta la semana que viene!

 

 

 

 

 

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

26 de octubre de 2017

Halloween is coming….

 

La noche del 31 de Octubre se llena de fantasmas, calabazas, telas de araña, esqueletos… y también de niños preguntando “¿truco o trato?” mientras recogen golosinas por las casas. Anímate a preparar una rica tarta de Halloween y decorar tu casa para vivir la noche más “terrorífica y divertida” del año.

Se cree que esta costumbre anglosajona (la palabra Halloween viene de la contracción de “All Hallow’s Eve” -Víspera de Todos los Santos-) es muy antigua y que ya los romanos celebraban esta noche como agradecimiento por las cosechas de la temporada; pero también los celtas creían que la noche del 31 era una noche especial, la noche en la que las brujas concedían a los druidas la posibilidad de leer el futuro e incluso de permitir a los fantasmas de los muertos volver a este mundo…

Sea como fuere, hoy en día Halloween es una noche divertida y, por qué no decirlo, un tanto macabra también. A muchos nos atraen las películas de miedo, las novelas de misterio y los sustos… así que esta noche es idónea para disfrazarse, decorar la casa y preparar algún postre especial para celebrar con familiares y/o amigos la cercanía de los espíritus…

 

Las calabazas son las auténticas protagonistas de la decoración de esta noche, es una bonita costumbre vaciarlas con los niños y cortarles caras, con una vela en su interior el efecto es perfecto.

También puedes utilizar las calabazas como recipientes. Con un cuadrado de tela blanca y unos chupachups puedes hacer divertidos fantasmas para decorar cualquier rincón.

Y para que la noche sea perfecto, qué mejor que una deliciosa tarta de queso y chocolate, eso sí, decorada con una tela de araña.

 

TARTA CON CHOCOLATE DE HALLOWEEN

Ingredientes:

  • 150 g de chocolate fondant
  • 300 g de galletas de chocolate
  • 180 g de mantequilla
  • 400 g de queso para untar
  • 2 dl de nata para montar
  • 120 g de azúcar
  • 1 sobre de cuajada en polvo
  • Sal

Preparación:

 

1. Tritura las galletas. Ponlas en un bol junto con 50 g de azúcar, un poco de sal y 150 g de mantequilla a temperatura ambiente. Mezcla todo bien hasta obtener una masa homogénea de apariencia arenosa. Reserva en la nevera.

 

 

2. Calienta en un cazo 1 dl de nata para montar. Cuando empiece a hervir retíralo del fuego y añade el chocolate partido en trozos. Remueve hasta que el chocolate se disuelva en la nata. Reserva unas 5 cucharadas de la mezcla en un vaso y añade el resto de chocolate fundido a las galletas que teníamos en la nevera. Pon la mezcla de galletas en un molde de paredes altas previamente engrasado con mantequilla pero dejando libre la parte central, que posteriormente rellenaremos con el queso.

 

 

3. En un cazo con el resto de la nata disuelve la cuajada, remuévelo al fuego para que quede bien disuelto. En un cuenco mezcla el queso con el azúcar y tritura con la batidora. Añade al cazo con la nata y mezcla bien. Termina de rellenar con esta mezcla el molde con las galletas. Deja reposar en la nevera hasta que cuaje.

Poner en la manga pastelera el chocolate previamente reservado. Decora con la manga haciendo una espiral de chocolate sobre la superficie de la tarta y con un palillo marcar unas líneas imitando una telaraña.

 

 

 

 

 

Que disfrutes de la tarta y de la noche de Halloween, ¡Hasta la semana que viene!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

Posts Anteriores

Por Mayte Rodríguez

css.php