Cocina con corazón » Aperitivos

Por Mayte Rodríguez

Posts en la categoría 'Aperitivos'

13 de abril de 2018

Caprichos dulces ¡con muy pocas calorías!

Sí, has leído bien. Puedes darte un capricho dulce, delicioso -y ligero- siempre que quieras, con muy pocas calorías. El postre no está reñido con la dieta y esta semana nos hemos propuesto demostrártelo.

Bocaditos de fresa y hierbabuena 

La fruta es una fiel aliada de las dietas bajas en calorías, pero también de unos hábitos sanos y equilibrados.

En general, la fruta, aporta a nuestro organismo agua, fibra y vitaminas en cantidades notables. En concreto las fresas tienen como principales componentes el agua y los hidratos de carbono, en concreto fructosa y glucosa. Su aporte en fibra es muy alto y también es importante su contenido en vitamina C.

Coloridos Helados

Nada más sencillo que cortar fruta de temporada y colocarla en moldes de polos junto a zumo de frutas natural o agua. Sabrosos, apetecibles y muy ligeros.

Panna cotta de té matcha

La macedonia de verduras es siempre una opción colorida y llena de vitaminas que acompaña a multitud de preparaciones o que constituye un postre en sí mismo.

Es una forma estupenda de que los niños coman fruta, sus colores y pequeño tamaño hace que les resulte atractiva y fácil de comer.

Brochetas de frutas

Para una merienda ligera juega con colores y formas diferentes y pínchalos en brochetas, si quieres, puedes servirlas con yogur batido. Una bomba de sabor que te aportará muy pocas calorías.

SOPA DE FRESONES CON FRUTA Y ESCARCHA DE HIERBABUENA

Esta llamativa preparación es un broche de oro para cualquier comida o cena con invitados. Quedarán impresionados tanto por su presentación como por el sabor y el contraste de texturas. Es muy fácil de hacer, sólo te llevará unos 30 minutos de tiempo y… no te lo podrás creer, ¡sólo aporta 140 calorías!

Ingredientes:

  • 400 g de fresones
  • 2 naranjas
  • 200 g de cerezas
  • ½ lima
  • ½ limón
  • 50 g de azúcar
  • Eneldo fresco
  • hierbabuena

Preparación:

 

  1.  En un cazo ponemos 1 dl de agua y disolvemos en ella 50 g de azúcar. Mantén a fuego medio hasta que hierva y el azúcar se disuelva por completo. Retira del fuego y deja enfriar.

 

 

2. En el vaso de la batidora ponemos el fresón, el almíbar obtenido en el paso 1, el zumo de los cítricos y tritura. Reserva. En otro cazo ponemos al fuego 1 dl de agua, cuando empiece a hervir, retiramos del fuego y añade unas hojas de hierbabuena. Deja infusionar hasta que el agua se enfríe, cuela y mete en el congelador en una bandeja metálica hasta que se congele.

3. Deshuesa las cerezas y córtalas por la mitad. Corta las naranjas en gajos. Presenta el plato poniendo en el fondo la base de fresón, coloca encima las cerezas, los gajos de naranja, un poco de eneldo. Una vez que la menta esté congelada, raspa la superficie con una cuchara y corona con ella el plato.

Disfruta de estas dulces preparaciones ¡sin ningún tipo de remordimientos! y del placer de cocinar. ¡Feliz semana!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

28 de marzo de 2018

Las croquetas de mamá

Si cierro los ojos y pienso en mi madre, el aroma que recupera mi memoria es el de las croquetas recién hechas, la textura crujiente por fuera y suave por dentro de esas croquetas deliciosas a las que sólo las madres saben dar el toque perfecto.

Dicen los psicólogos que la memoria sensorial olfativa es aquella que reconoce objetos o alimentos por el olor. Este olor se percibe por el olfato, cada olor se guarda en la memoria asociado con una situación o vivencia determinada o incluso a un estado de ánimo y el pensamiento crea una imagen mental. Pues eso me pasa a mí, que el olor -y el sabor- de las croquetas me transporta a las tardes de mi infancia. Esas tardes con la radio siempre encendida, con la eterna costura de mi madre sobre la silla y ella dándole el punto justo a la bechamel. La masa de las croquetas aún caliente sobre la encimera, esperando a que se enfriara y yo, yendo y viniendo, pellizcando la masa caliente…

En ocasiones he intentado, boli y cuaderno de recetas en mano, tomar nota de la receta infalible de la Sra. Petra, pero los apuntes han sido escasos, confusos y el resultado final no muy placentero…

-Le pones un poco de harina, la tuestas bien con la mantequilla.
– ¿Cuánta harina pones, mamá?
-Lo que tú veas…
– Hummmmm….
– Y luego vas añadiendo la leche, ¡nunca fría, que se hacen grumos!
-Perfecto. Lo apunto, ¿y cuánta leche echas?
-Lo que te vaya pidiendo…

Y en ese punto ya dejo de apuntar. La leche a mí no me habla, y no me dice, como a ella “un chorrito más”, o “sigue removiendo” o “es el momento justo para retirar la masa de la sartén y dejar enfriar”, así que he tenido que ir probando hasta llegar a esta receta.

Rellenos variados

La base de bechamel acoge muchos y variados rellenos, en mi casa lo tradicional era aprovechar los restos del cocido pero apunta variaciones sobre este punto. De huevo y chorizo; de foie; de merluza y gambas; de calabacín (kolokizokeftedes, la receta griega); de tofu y espinacas; de queso azul y nueces; de bacalao con pasas; de taquitos de jamón…

Y la lista es tan larga como tú quieras, prueba a improvisar, a jugar con sabores y texturas. Sólo ten una cosa en cuenta, la bechamel es el ingrediente principal, tiene que tener tropezones, pero no caigas en el error de echar muchos, porque no ligaría bien. En cuanto a las formas, la tradicional es como la de la receta principal, pero también puedes cortar las croquetas en cuadraditos, alargadas o redondas.

Croquetas de Cocido

Ingredientes:
– Aceite de oliva
– 1 cebolla
– 1 pastilla de caldo
– 120 g de harina
– Nuez moscada
– Carne de cocido picada y variada
– 1 l de leche
– Sal y pimienta
– 3 huevos
– Pan rallado

1. Desmenuza en trozos pequeños las carnes sobrantes del cocido. Pela y pica la cebolla. En un cazo al fuego pocha la cebolla en 2 cucharadas de aceite de oliva, cuando esté transparente la cebolla añade las carnes. Desmenuza la pastilla de caldo y añádela al cazo.

2. Incorpora la harina y remueve con la cuchara de madera hasta mezclar bien. Salpimenta, añade un poco de nuez moscada rallada. Ve añadiendo la leche templada, poco a poco, sin dejar de remover hasta obtener la masa cremosa. Retira del cazo, vuélcalo en una fuente y deja enfriar.

3. Da forma a las croquetas, de una en una. Amásalas con las manos y pasa las croquetas por los huevos batidos y después por pan rallado. Fríe las croquetas en una sartén con abundante aceite bien caliente. Deja las croquetas a escurrir en papel de cocina. Sírvelas calientes.

Disfruta de estas riquísimas croquetas, de la compañía y del placer de cocinar. ¡Feliz semana!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

28 de diciembre de 2017

Menú de Nochevieja ¿tradicional? No, gracias

Menú de Nochevieja

¿Por qué comer lombarda, sopa, cordero asado, besugo, pavo relleno… en Navidad o en Nochevieja? Cada vez más personas buscan abandonar las recetas más clásicas; prefieren hacer planes no tan familiares y en el campo de la gastronomía optan por sorprender a sus invitados con preparaciones divertidas, sabrosas, elegantes… pero nada tradicionales.

Esta semana nos vamos a salir del molde. Este menú es estupendo, sabroso, sano… pero tiene truco, descúbrelo.

Vamos allá con un menú que va desde lo rápido y sencillo, económico y precocinado. Pero os aseguro que viéndolo y saboréandolo nadie lo calificará con estos adjetivos, más bien pensarán que sois muy originales y que está todo delicioso.

Mini Canapés Noel (Aunque nadie lo diría, los aperitivos son comprados y congelados)

Menú de Nochevieja

La marca especializada La Sirena ofrece multitud de posibilidades donde elegir. Nosotros nos hemos decantado por estos 12 mini canapés con motivos navideños: “bolas de navidad” con pan de molde, queso fresco, albahaca, tomate y pimientos y “estrellas” con pan, espinacas, queso, jamón curado y pesto. Prepararlos es muy rápido: sólo te costará el tiempo de descongelado.

Envueltos de Salmón Noruego Ahumado (El primer plato es fácil, rápido y riquísimo)

Envueltos de salmón

Extender el salmón ahumado noruego y cortar en porciones. Poner en el centro unas hojas de rúcula, enrollar formando un cucurucho con el salmón dejando que se vean las hojas. Sirve con una mayonesa de hierbas.

Conejo salteado con setas y trigueros (El plato principal es rápido -20 minutos- y es muy sano y ligero)

Conejo salteado con setas y trigueros

Lava y limpia un manojo de espárragos trigueros, limpia 250 g de setas (la variedad dependerá de tu gusto personal). Trocea ambos ingredientes. Trocea un conejo, salpiméntalo y fríelo en una cazuela con aceite de oliva, acompaña de espárragos y setas. Después de unos minutos añade 100 ml de vino blanco y una ramita de romero, deja cocer un poco más, añade 3 cucharadas de salsa de soja y sirve caliente.

Pastelitos de queso y arándanos (El postre, rápido, parcialmente elaborado y ligero)

Postre para Nochevieja

Compra mini bizcochitos o galletas bizcochonas, éstas serán la base de nuestro postre. Bate queso cremoso sin calorías con unas gotas de tu edulcorante favorito. Colócalo encima de las galletas con ayuda de una manga pastelera y corona de unos arándanos descongelados y espolvoreados de azúcar.

Como verás todos los platos elaborados hasta ahora resultan rápidos y sencillos. Para preparar el plato principal necesitaremos un poco más de tiempo, pero merece la pena. Un consejo, no digas a tus invitados cuál es el ingrediente principal de la salsa, a ver si lo adivinan…

CALAMAR A LA PLANCHA CON SALSA DE CERVEZA

Calamar a la plancha

Ingredientes:

  • 4 calamares
  • 2,5 dl de cerveza rubia
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 20 g de mantequilla
  • 3 cucharadas de salsa de soja
  • Jengibre
  • Aceite de oliva
  • Perejil fresco
  • Sal y pimienta

Preparación

1. Pide al pescadero que limpie los calamares -pero que no retire la piel- y separe los tentáculos. Pela y pica la cebolla y los dos dientes de ajo. Pon en una cazuela al fuego con 3 cucharadas de aceite de oliva, la cebolla y el ajo picado. Añade dos láminas de jengibre, la salsa de soja y los tentáculos de calamar. Agrega la cerveza y deja cocer 20 minutos.

2. Una vez pasado este tiempo, cuela la salsa. Colócala al fuego con la mantequilla y deja reducir hasta que espese.

3. Haz unos cortes verticales sobre el cuerpo del calamar sin llegar a cortarlos del todo. Salpimentar. Prepara una sartén con unas gotas de aceite y colócala en el fuego, cuando esté bien caliente, añade los calamares. Mantén poco tiempo, casi vuelta y vuelta; se dorarán ligeramente en menos de 2 minutos. Emplata los calamares con la salsa de cerveza y perejil picado.

Que disfrutes del placer de cocinar, de las fiestas navideñas y de este menú con truco. Y, por supuesto, de la compañía que tú prefieras. ¡Hasta la semana que viene!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

Posts Anteriores

Por Mayte Rodríguez

css.php