Cocina con corazón » Las croquetas de mamá

Por Mayte Rodríguez
28 de marzo de 2018

Las croquetas de mamá

Si cierro los ojos y pienso en mi madre, el aroma que recupera mi memoria es el de las croquetas recién hechas, la textura crujiente por fuera y suave por dentro de esas croquetas deliciosas a las que sólo las madres saben dar el toque perfecto.

Dicen los psicólogos que la memoria sensorial olfativa es aquella que reconoce objetos o alimentos por el olor. Este olor se percibe por el olfato, cada olor se guarda en la memoria asociado con una situación o vivencia determinada o incluso a un estado de ánimo y el pensamiento crea una imagen mental. Pues eso me pasa a mí, que el olor -y el sabor- de las croquetas me transporta a las tardes de mi infancia. Esas tardes con la radio siempre encendida, con la eterna costura de mi madre sobre la silla y ella dándole el punto justo a la bechamel. La masa de las croquetas aún caliente sobre la encimera, esperando a que se enfriara y yo, yendo y viniendo, pellizcando la masa caliente…

En ocasiones he intentado, boli y cuaderno de recetas en mano, tomar nota de la receta infalible de la Sra. Petra, pero los apuntes han sido escasos, confusos y el resultado final no muy placentero…

-Le pones un poco de harina, la tuestas bien con la mantequilla.
– ¿Cuánta harina pones, mamá?
-Lo que tú veas…
– Hummmmm….
– Y luego vas añadiendo la leche, ¡nunca fría, que se hacen grumos!
-Perfecto. Lo apunto, ¿y cuánta leche echas?
-Lo que te vaya pidiendo…

Y en ese punto ya dejo de apuntar. La leche a mí no me habla, y no me dice, como a ella “un chorrito más”, o “sigue removiendo” o “es el momento justo para retirar la masa de la sartén y dejar enfriar”, así que he tenido que ir probando hasta llegar a esta receta.

Rellenos variados

La base de bechamel acoge muchos y variados rellenos, en mi casa lo tradicional era aprovechar los restos del cocido pero apunta variaciones sobre este punto. De huevo y chorizo; de foie; de merluza y gambas; de calabacín (kolokizokeftedes, la receta griega); de tofu y espinacas; de queso azul y nueces; de bacalao con pasas; de taquitos de jamón…

Y la lista es tan larga como tú quieras, prueba a improvisar, a jugar con sabores y texturas. Sólo ten una cosa en cuenta, la bechamel es el ingrediente principal, tiene que tener tropezones, pero no caigas en el error de echar muchos, porque no ligaría bien. En cuanto a las formas, la tradicional es como la de la receta principal, pero también puedes cortar las croquetas en cuadraditos, alargadas o redondas.

Croquetas de Cocido

Ingredientes:
– Aceite de oliva
– 1 cebolla
– 1 pastilla de caldo
– 120 g de harina
– Nuez moscada
– Carne de cocido picada y variada
– 1 l de leche
– Sal y pimienta
– 3 huevos
– Pan rallado

1. Desmenuza en trozos pequeños las carnes sobrantes del cocido. Pela y pica la cebolla. En un cazo al fuego pocha la cebolla en 2 cucharadas de aceite de oliva, cuando esté transparente la cebolla añade las carnes. Desmenuza la pastilla de caldo y añádela al cazo.

2. Incorpora la harina y remueve con la cuchara de madera hasta mezclar bien. Salpimenta, añade un poco de nuez moscada rallada. Ve añadiendo la leche templada, poco a poco, sin dejar de remover hasta obtener la masa cremosa. Retira del cazo, vuélcalo en una fuente y deja enfriar.

3. Da forma a las croquetas, de una en una. Amásalas con las manos y pasa las croquetas por los huevos batidos y después por pan rallado. Fríe las croquetas en una sartén con abundante aceite bien caliente. Deja las croquetas a escurrir en papel de cocina. Sírvelas calientes.

Disfruta de estas riquísimas croquetas, de la compañía y del placer de cocinar. ¡Feliz semana!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: Aperitivos,Mayte Rodríguez,Primeros,Segundos

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


nueve − 8 =

Trackback this post  |  Siga los comentarios en RSS

Por Mayte Rodríguez

css.php