Cocina con corazón » Viajar: descubrir con todos los sentidos

Por Mayte Rodríguez
3 de noviembre de 2017

Viajar: descubrir con todos los sentidos

 

Viajar es, para mí, uno de los mayores placeres. Y, desde luego, probar la gastronomía propia de cada país o región que visito me resulta imprescindible: experimentar, probar y disfrutar ante la mesa y el mantel es uno de los alicientes de todo viaje que se precie.

Cuando viajas, caminas por la calle de forma distinta, con la cabeza erguida, con los ojos más abiertos y con todos los sentidos alerta.

Y es que el viaje implica descubrimiento, saber, conocer, abrir la mente, explorar, encontrarte con otras realidades y formas de pensar. Comportamientos distintos ante las mismas situaciones. Y también probar sabores y preparaciones diferentes. Por ejemplo, el gran bufé sueco, el smörgasbord es un placer para los sentidos y no puedes viajar a Suecia sin probarlo.

Es sabido que viajar no siempre implica hacer la maleta y salir de casa, o ir demasiado lejos. A veces un buen libro o una película tienen la capacidad de transportarte a países y ciudades, a ver sus paisajes, a conocer las costumbres de pueblos que nos son desconocidos.

Hace años me sorprendí con películas como “Indochina” con sus paisajes vietnamitas tan bellos, volé sobre Kenia gracias a la inolvidable historia de la escritora danesa Karen Blixen en “Memorias de África” o he descubierto la cocina tradicional francesa en “La cocinera del presidente” con mi admirada Catherine Frot buscando recetarios tradicionales para hacer que su jefe recuperara los platos de su infancia.

Los libros también traspasan las fronteras físicas y es imposible no oler los guisos mágicos de Laura Esquivel en “Como agua para chocolate” o disfrutar con “El club del cupcake” de Clara P. Villalón donde la historia se entremezcla con tentadoras recetas de estos deliciosos dulces.

Pero hay más modos de conocer, de degustar gastronomías lejanas, por ejemplo, en estos días he podido probar en la cafetería de El Corte Inglés un delicioso crumble de frutos rojos, un plato típico de la repostería letona. Letonia se caracteriza por una gastonomía rica en ahumados, frutos rojos, quesos y lácteos; hasta que pueda conocer la bella Riga me conformo con conocer un poco más de los deliciosos platos de este país báltico.

 

Hoy os proponemos hacer una receta tradicional rusa, el Strogonoff, una delicia muy fácil de hacer en casa y que nos transportará -con un poco de imaginación- a las orillas del Volga.

 

STROGONOFF

Ingredientes:

  • 700 g de solomillo de ternera
  • 300 g de champiñones
  • ½ cebolla morada
  • 1 dl de nata líquida
  • 1 cucharada de mostaza
  • 1 chorrito de brandy
  • 25 g de mantequilla
  • Perejil fresco
  • Sal y pimienta
  • Arroz blanco para guarnición

Preparación:

 

1. Pela y corta la cebolla en juliana. Limpia y corta los champiñones en láminas. En una cazuela al fuego reogamos la cebolla con la mantequilla. Lo dejamos a fuego medio durante 3 minutos y añade el champiñón laminado. Mantén 10 minutos más para que los champiñones se doren.

 

 

2. Salpimenta y corta la carne en tiras de entre 5 y 10 cm de largo. Añade a la cazuela y rehoga durante 5 minutos.

 

3. Riega la carne con el brandy, la mostaza y la nata, salpimenta y deja a fuego lento 10 minutos para que la carne se acabe de hacer. Espolvorea la carne con perejil y sirve con una guarnición de arroz blanco o tu pasta preferida.

 

 

 

 

Qué disfrutes de los viajes físicos o realizados a través de la gastronomía. ¡Hasta la semana que viene!

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: Mayte Rodríguez,Segundos

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


nueve − = 8

Trackback this post  |  Siga los comentarios en RSS

Por Mayte Rodríguez

css.php