Cocina con corazón » Helados caseros, ¡les gustan a todos!

25 de Julio de 2017

Helados caseros, ¡les gustan a todos!

No conozco a nadie a quien no le gusten los helados. En tarrina, con palo, en cono de barquillo, de zumo de frutas, cremositos, con toppins… cada uno puede personalizarlo a su gusto (faltaría más), pero es que además se pueden hacer en casa. No son difíciles de preparar aunque sí que hay tener paciencia (y no es fácil, porque están deseando probarlos).

En esta ocasión vamos a preparar unos bombones helados con fresas y chocolate blanco. Esta combinación me parece gloriosa, pero en la cocina no hay límites, el laboratorio doméstico está abierto a combinaciones, ingredientes y preparaciones distintas en cada ocasión, así que, animaos a utilizar la misma técnica pero a cambiar ingredientes y jugar con sabores distintos.

Las fresas las dejamos en trozos, para que al mezclarlas con la nata se hagan notar; una vez esté helado el bombón los trozos de fruta son presentes y aunque están blanditas se mastican; pero si lo prefieres, puedes pasarlo por la batidora en el paso 2, en el momento de mezclarlas con la nata y quedará una mezcla más homogénea.

Bombón helado de fresa y chocolate blanco

Ingredientes:

  • 150 g de fresas
  • 250 g de chocolate blanco
  • 4 dl de nata para montar
  • 50 g de azúcar
  • 1 vaina de vainilla

Preparación:

1.-Limpia y corta las fresas en trozos. Colócalas en un cazo al fuego junto a 40 g de azúcar. Mantén a fuego bajo durante 15 minutos. Retira y deja que se enfríen.

2.- Mientras tanto, abre la vaina de vainilla con un cuchillo afilado y saca las semillas del centro. Coloca en otro cazo al fuego la nata, 10 g de azúcar y la vaina de vainilla junto a las semillas. Deja a fuego muy bajo durante 10 minutos para que infusione.

Pasado este tiempo retira del fuego y deja enfriar. Una vez fría, mézclala con las fresas y repártelo en cuatro moldes de polo. Mételo en el congelador durante 8 horas.

3.- Trocea el chocolate blanco y fúndelo al baño María. Retira del fuego cuando se derrita y deja que temple. Desmolda los helados y sumérgelos en el chocolate blanco hasta que queden bañados por el chocolate. Colócalos en la nevera hasta que el chocolate se endurezca.

Puedes sacarlos cuando aún no esté duro y hacer formas en el chocolate con ayuda de un tenedor o cuchillo romo.

Espero que disfrutéis de los helados y de la compañía. ¡Hasta la semana que viene!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: Mayte Rodríguez

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


8 + cuatro =

Trackback this post  |  Siga los comentarios en RSS

Por Mayte Rodríguez

css.php