Cocina con corazón » Marchando una de tapas

Por Mayte Rodríguez
11 de mayo de 2017

Marchando una de tapas

 

El tamaño no importa. O por lo menos para las tapas. Porque comer pequeñas raciones de comiditas ricas, ricas es un placer inconmensurable.

He comido tapas deliciosas en muchos sitios, pero confieso que pensando en tapas el primer destino que se me ocurre es San Sebastián. Es un auténtico placer para el paladar llegar a uno de esos bares o restaurantes y encontrarte con una barra plagada de delicatessen. “Un pincho de estos, otro de aquellos y un txakoli” (ahí ya me han ganado de por vida los amigos guipuzcoanos).

Pero no es, ni con mucho el único destino para comer tapas y descubrir sabores. Porque una de las características de las tapas es su capacidad de sorprender, aunque hay combinaciones clásicas como la ventresca y el pimiento de piquillo sobre pan, las tapas sorprenden por su mezcla de sabores y combinaciones bien ajustadas.

Buñuelos de mejillones con salsa picante

Os propongo una tapa sencilla, pero muy rica cuyo ingrediente principal son los humildes mejillones: ricos en proteínas de alto valor biológico y pobres en calorías, también son destacables por su aporte en yodo, hierro, calcio y ácido fólico –cuyo aporte es especialmente importante para embarazadas-.

En este caso preparamos con ellos buñuelos, por lo que la capa crujiente esconde un corazón muy tierno aderezado de una salsa picantona, muy recomendable para la hora del aperitivo.

Ingredientes:

  • 500 g de mejillones frescos
  • 100 g de harina de trigo
  • 1,5 dl de cerveza rubia
  • Aceite de oliva, sal

Para la salsa:

  • 1 cebolla
  • ½ pimiento verde
  • 2 tomates
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 1 rebanada de pan
  • 2 cucharaditas de salsa sriracha
  • Aceite de oliva, sal.

Preparación:

1. Lavamos y quitamos las barbas de las conchas de los mejillones. Los colocamos en una cazuela con un poco de agua, tapamos y los dejamos en el fuego hasta que se abran. Entonces retiramos los mejillones de las conchas y reservamos. En un bol mezclamos la cerveza bien fría, una pizca de sal y la harina. Revuélvelo con las varillas hasta que no queden grumos.

2. Preparamos la salsa: pela y pica la cebolla. Lava y haz cuadritos los tomates y el pimiento. Corta el pan en daditos. En una sartén al fuego con aceite de oliva dejamos pochar las verduritas con un poco de aceite de oliva. En otra sartén fríe el pan cortado en daditos. Cuando las verduras estén listas, añade sal, el azúcar y la sriracha. Pon en el vaso de la batidora las verduras y el pan y tritúralo.

(La salsa sriracha se utiliza en platos tailandeses, se prepara con una bae de chile, vinagre, ajo…), si no la encuentras, puedes sustituirla por otra salsa picante).

3. En un cazo al fuego ponemos 1 dl de aceite de oliva y mientras se calienta, vamos pasando los mejillones por la mezcla de cerveza y harina, se cubren bien y se fríen hasta que queden doraditos. Dejar sobre papel absorbente.

Sirve los mejillones calentitos con la salsa. Acompaña de tu bebida favorita y ¡que disfrutes del aperitivo!

¡Hasta la semana que viene!

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: Aperitivos,Mayte Rodríguez

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


8 − = cinco

Trackback this post  |  Siga los comentarios en RSS

Por Mayte Rodríguez

css.php