Cocina con corazón » Allá va la despedida…

Por Mayte Rodríguez
8 de septiembre de 2014

Allá va la despedida…

Polos-de-sandía

Hace unos días inauguré con vosotros desde este blog el curso escolar, cuyo inicio suele coincidir con numerosas novedades en nuestra vida diaria. Una de ellas en la mía es que hoy completo el capítulo que ha llevado mi nombre en Cocina con Corazón tres semanas antes del que habría sido mi segundo aniversario el 1 de octubre.

Recuerdo con cariño  mi debut ante vosotr@s con aquel post titulado ‘Contigo, pan y cebolla’, que comenzaba con una infantililusionada reflexión: “Me siento como un niño en su primer día de cole y con zapatos nuevos…”.

Juan Pedro y la tarta de cebollaHoy, después de 187 entradas y sus correspondientes días de dos cursos gastronómicos, aquel colegial asiste a su último día de escuela excitado por el futuro y emocionado por el reciente pasado que deja atrás. Mientras escribe estas líneas ya nota el vacío de esas personas que le esperaban cada lunes y jueves para planear juntos un desayuno, una comida, una merienda, una cena, un postre y una historia que, por muy personal que fuera, siempre compartía protagonistas, siempre encontraba adeptos.

Son quienes han venido a este blog en más de 850.000 ocasiones durante estos dos años, de las que en casi ¡400.000! buscaron la deliciosa y auténtica receta de mi madre, la abuela Conchi, de albóndigas caseras en salsa.

Números que dicen mucho (un  media de casi 1.100 visitas al día) pero que no cambio por lo único que me importa en este mundo, las PERSONAS: mi familia, mis amig@s, mis lector@s, l@s chefs que he conocido gracias a Cocina con Corazón… Repito: las personas. Sin ellas, no hay nada, ni cocina ni gaitas ni la siguiente jota:

“Allá va la despedida,
la que echamos los briqueros
con un porrón de pijacha
y un asado de cordero”.

El último refresco del verano, mi última entrada de este blog, mi último postre con una sandía bien gorda y dulce… Y un secreto: mira qué he gozado estos dos años.

POLOS DE SANDÍA

  • 1/2 sandía grande en cubos
  • 50 gr. de azúcar
  • 180 ml. de vodka o burbon (cóctel) o de zumo de naranja (sin alcohol)
  • 25 gr. de hojas de albahaca
  • 16 palos de madera
  • Moldes para polos

Polo-de-sandía-2

Bate la sandía cortada en cubos y limpia de piel, el azúcar y el vodka (o el zumo de naranja) hasta que la mezcla esté suave. Añade la hierbabuena y bate bien. Vierte la mezcla en los moldes e inserta los palos de madera hasta el fondo. Deja en el congelador durante toda la noche y consúmelos al día siguiente.
Para sacar los polos fácilmente de los moldes, sumérgelos en agua caliente de 5 a 10 segundos y sirve inmediatamente.

GRANIZADO DE SANDÍA, LIMÓN Y MENTA

  • La otra media sandía grande en cubos
  • 80 ml. de zumo de limón fresco
  • 50 gr. de albahaca finamente picada y algunas hojas para decorar
  • 40 gr. de azúcar

Granizado de sandíaTritura la sandía sin pepitas en un procesador de alimentos en dos lotes. Cuela el puré con un colador o un chino ayudándote de una cucharada de madera. Descarta la pulpa demasiado sólida.

Añade el jugo de limón, la menta y el azúcar a la sandía en una cacerola de metal 23×22 cm. Remueve bien para que quede bien mezclado.

Coloca la mezcla en el congelador y ráspando cuidadosamente con un tenedor cada 20 a 30 minutos durante aproximadamente 2 1/2 horas o hasta que el granizado se asemeje a cristales gruesos.

Raspa una última vez y reparte en vasos parfait o cuencos. Cubre con una ramita de menta y sirve.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: Juan Pedro Burgueño

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


+ 9 = trece

Trackback this post  |  Siga los comentarios en RSS

Por Mayte Rodríguez

css.php