Cocina con corazón » Bizcocho mármol o amarmolado en peligro de extinción

Por Mayte Rodríguez
8 de abril de 2013

Bizcocho mármol o amarmolado en peligro de extinción

Bizcocho marmol

Hoy os traigo hasta Cocina con Corazón una receta en peligro de extinción porque cada vez son menos las pastelerías que la ofrecen en sus estantes, debido a que no es una preparación que les compense en dinero (al fin y al cabo es un bizcocho) por el tiempo y dificultad que entraña. Se trata del bizcocho mármol o amarmolado, el más difícil de hacer junto con el panetone, por lo que su producción artesana casi se ha limitado a la cocina casera.

No obstante, su versión industrial podemos encontrarla en cualquier supermercado y, aunque no desmerece, dista un mundo en textura y sabor de la que hagamos nosotros: libre de aditivos, potenciadores de sabor, grasas varias y conservantes que no utilizamos nunca para elaborar y menos para su conservación, puesto que será imposible que dure más de un par de días sin que haya desaparecido mojándolo en el café o el colacao de turno. Respecto a la dificultad de la que os hablaba antes, no so preocupéis: con paciencia y siguiendo bien los pasos, se hace muy amena y siempre sale.

La gracia de este bicocho es la mezcla de sabores y colores, los cuales, junto con su consistencia compacta, le dan el nombre de mármol o amarmolado porque los dibujos resultantes en la mezcla de las dos espumas se asemejan a los de la roca del mismo nombre tan apreciada en arte y decoración.

varios bizcochos marmol

También os aporto un par de originales propuestas de decoración, sobre todo para bizcochos e, incluso, tartas. Se trata de usar plantillas naturales para adornar vuestras elaboraciones. La primera consiste en usar hojas pequeñas de árboles o arbustos, que posáis sobre el bizcocho mientras lo espolvoreáis con azúcar glas. Al retirar las hojas, tendréis en negativo sus siluetas libres de azúcar decorando el bizcocho.

La otra fórmula es usar esas hojas o, incluso, pétalos de flor para formar adornos de chocolate con su forma. Para ello, deshaz chocolate al baño maría y, cuando esté líquido, sumerge sólo por una cara la hoja o el pétalo y déjalo enfriar sobre la parte sin chocolatear. Mételo en la nevera y, cuando esté duro, separa con mucho cuidado la hoja del chocolate para que éste no se deforme o se rompa y colócalo sobre el bizcocho. Una tercera, las lascas finas de chocolate, la dejo para otro día.

preparación bizcocho marmolBIZCOCHO MÁRMOL O AMARMOLADO

  • 250 gr. de mantequilla
  • 250 gr. de azúcar
  • 300 gr. de harina
  • 3 cc (café) de levadura química
  • 3 cc (café) de cacao amargo en polvo
  • 2-3 cs (soperas) de leche
  • 3 huevos
  • Ralladura de 1 limón (o chorrito de ron)
  • Pizca de sal

Bate los huevos y el azúcar hasta lograr una mezcla espumosa. Añade la mantequilla, el aromatizante (ralladura de limón, ron o vainilla), la harina tamizada, la levadura y la leche (quizás necesite alguna cucharada más, eso lo verás rápidamente si queda demasiado espeso y no se puede mover bien).

Forra un molde ligeramente con mantequilla y harina. Divide la masa obtenida en dos partes y a una de ellas échale el cacao y  mezcla bien. Vierte en el molde capas alternativas de masa blanca y de chocolate hasta llenar los ¾ del molde (puedes removerlas ligeramente con una espátula). Mete en el horno precalentado a 170º durante 50-60 minutos.

interior bizcocho marmol

NOTA: si has optado por aromatizar con alcohol, que ya sabes que es una alternativa a la ralladura de limón, deberás darle un pequeño corte durante la cocción al bizcocho para que pueda evaporarse y no le impida que suba. Asimismo, si veis que al cabo de una media hora el bizcocho no ha subido convenientemente, ayúdale dándole un ligero corte longitudinal con un cuchillo para que pueda romperse posteriormente y suba.

Cuando esté listo, lo dejamos enfriar y, sin perfilar los bordes (en este caso no hace falta), lo decoramos con azúcar glas y las indicaciones de arriba, o simplemente lo dejamos tal cual. Y a gozarlo…

bizcochos marmol

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: Juan Pedro Burgueño

9 Comentarios

  • 1. Beni Argüelles | 8 de abril de 2013 a las 22:14

    Yo en vez de cacao amargo hago la receta con dos cucharadas de nutella, y queda delicioso. La verdad es que es una pena que ya no se encuentre en nuestra confitería habitual, y cuando no apetece cocinar pues acabo optando por comprarlo en el supermercado, eso sí, sólo me gusta uno en concreto, el de Bahlsen, porque es el más jugoso que he probado en la versión industrial.

  • 2. isabel barbero anton | 8 de abril de 2013 a las 23:08

    hala, qué rico… a ver si lo hago este jueves, creo que con nutella porque a los niños les gustará más, ya os contaré, me parece una buenísima receta, como todas las de este blog, gracias

  • 3. Vanessa Vallejo | 9 de abril de 2013 a las 10:50

    Menuda receta tan rica para compartir deleitar a toda la familia!!! 😉

  • 4. Luisa | 9 de abril de 2013 a las 11:44

    madre mía que buena pinta tiene y seguro que también está buenísimo. Me pillo la receta porque me parece a mí que este año pa mi cumple en lugar del tradicional pastel va a ver este delicioso bizcocho.

  • 5. Susana | 9 de abril de 2013 a las 11:44

    tiene apariencia de ser más que consistente, de esos que con un cachito ya tienes suficiente pero aún así me parece que tiene que estar buenísimo.

  • 6. Ana | 11 de abril de 2013 a las 17:45

    Lo recuerdo en las pastelerías de pequeña, mi madre lo compraba pero nos dejaba tomar sólo un trocito, porque estaba buenísimo pero empachaba que no veas. ¡Volvamos a los dulces de siempre!

  • 7. isabel barbero anton | 11 de abril de 2013 a las 23:54

    ahora mismo estoy comiéndome un trozo… qué rico, e hice lo que dijo alguien aquí, le puse nutella porque a los niños les gusta y les ha rechiflado, está buenísimo y finísimo, sorprende por extrabueno, gracias muchas, me encanta este blog

  • 8. nuria c | 13 de abril de 2013 a las 22:11

    Gracias Beni por el truco de la Nutella. En vez de cacao amargo siempre lo hago con cacao en polvo para hacer a la taza y me sale bueno, a mi hija le encanta. Me gusta mucho cambiar la receta y a veces le echo nueces o avellanas picadas en la parte del chocolate o lo baño con una cobertura de chocolate negro que decoro con fideos de chocolate o fideos de colores. Para echarlo en el molde lo hago de otra forma, no se donde lo leí pero lo que hago es echar primero la parte blanca y luego encima la de chocolate, después cojo un palito largo de madera (de esos de hacer pinchitos) y hago dibujos , movimientos serpenteantes y me queda muy bonito cuando se corta.

  • 9. Juan Pedro Burgueño | 14 de abril de 2013 a las 18:29

    Maravillosas aportaciones de Nuria e Isabel de las que aprendemos todos. Espero muchas más sugerencias.

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


ocho + = 11

Trackback this post  |  Siga los comentarios en RSS

Por Mayte Rodríguez

css.php