Cocina con corazón

Por Mayte Rodríguez
19 de enero de 2018

Ajustando presupuesto

Enero es el mes de los kilos de más y de “los dineros de menos”. Las fiestas han supuesto un gasto extra en la mayoría de los hogares y ha llegado el momento de ajustar el presupuesto. Desde la cocina también podemos ayudar a reducir el gasto; no siempre comer bien supone gastar mucho dinero en la compra.

Los expertos dan algunos consejos sencillos para ayudarnos a gastar menos o aprovechar mejor el presupuesto a la hora de llenar el carro de la compra.

  • Lleva una lista hecha desde casa, así evitarás caer en los lineales más cercanos al pasillo central (no siempre son los precios más económicos, de hecho suelen no serlo).
  • Comprueba precios y etiquetados. Lo barato, a veces sale caro, comprueba que compras lo que necesitas y productos que realmente vayas a usar.
  • Aprovecha las ofertas puntuales de tu mercado o supermercado habitual. En ocasiones, los puestos de mercado hacen “pack” con diferentes tipos de productos que, comprados juntos, suponen una rebaja del precio. Y en los super e hipermercados es habitual encontrar ofertas de 3×2 o 2ª unidad más barata.
  • Si haces una lista de menús semanales podrás ver qué ingredientes vas a necesitar y aprovechar aquellos que no vas a usar enteros.
  • Hay productos (como el pollo, por ejemplo), que salen más económicos si lo compras entero que por partes. Es fácil aprovechar cada una de ellas.

Congelar, una forma de ahorrar

En muchas ocasiones cocinamos más raciones de las que vamos a consumir, o simplemente, sobra.

Yo suelo hacer siempre un par de raciones de más, porque congelo y aprovecho para comer de “tupper” en la oficina entre semana. Es más sano y económico.

Para congelar de un modo realmente ventajoso sigue estas recomendaciones:

  • Aunque te haya sobrado mucha comida, congela siempre en raciones individuales.
  • Etiqueta todos los tupper o recipientes.
  • Lo que mejor se congela son: caldos, guisos, legumbres… en estos casos concretos, ponles un poco más de caldo de lo normal. Al descongelar quedarán más jugosos.
  • Evita congelar: patatas, pasta, arroz…. Los hidratos de carbono, por regla general no soportan bien el congelado doméstico. Fermentan rápidamente y luego no quedan ricos.


Aquí no se tira nada

Las croquetas, los canelones, la lasaña… Son claros ejemplos de que podemos aprovechar restos de otras preparaciones para realizar platos nuevos. Nadie notará que estás “reciclando” restos, sólo tú sabrás cuál es el secreto de esos platos tan ricos.

  • Croquetas: las croquetas tradicionales se suelen hacer con el morcillo sobrante del cocido, pero también puedes prepararlas con restos de queso, jamón, chorizo… En estos días seguro que has puesto aperitivos que han sobrado ya cortados, para evitar que se echen a perder, bastará con picarlos e incorporarlos a la bechamel de las croquetas.
  • Canelones y lasaña: al igual que en el caso anterior puedes aprovechar carnes no sólo de cocido, también de guisos y calderetas. Pero no te olvides de los pescados, en este caso mézclalos con una bechamel o salsa de tomate para que queden más jugosos. También puedes aprovechar verduras preparadas, por ejemplo las espinacas salteadas.
  • Albóndigas: los restos de pescado quedan muy bien en albóndigas. Mezcla el pescado desmigado limpio de piel y espinas con huevo batido y miga de pan mojada en leche. Alegra con hierbas y especias y prepárales una salsa con vino blanco. Buenísimas.
  • Huesos de pollo, jamón… y espinas y cabeza de pescado: ahí tienes una parte importante de la composición de los mejores caldos y fumet. Une a verduras como puerro, zanahorias, nabo… y tendrás la base de una sopa calentita y sabrosa para la cena.

Esta semana prepararemos unos contramuslos de pollo en salsa. Una receta sencilla, rápida (tardarás unos 40 minutos en prepararla) y sana. Además, de económica. Disfrútala en la mejor compañía.

POLLO CON SALSA

Ingredientes:

  • 800 g de contramuslos de pollo
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 2 tomates
  • ½ lima
  • 2 guindillas
  • 1 hoja de laurel
  • Tomillo fresco
  • 1 cucharadita de miel
  • Nuez moscada
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta

Preparación

1. Salpimenta el pollo y píntalo con aceite. Pon una parrilla al fuego con el pollo y mantenlo hasta que se dore. Dale la vuelta, retira y reserva.

2. Pela y corta los dientes de ajo y la cebolla. Ponlos en el vaso de la batidora junto a las guindillas, la miel, el tomillo, los tomates, el zumo de la lima, sal y pimienta. Pasamos todo por la batidora hasta obtener una mezcla homogénea.3. Coloca la salsa resultante en una cazuela, pon los trozos de pollo dentro, añade la hoja de laurel y nuez moscada rallada. Déjalo cocer 10 minutos a fuego lento.

Disfruta de esta receta, muy sabrosa, sana y a muy buen precio. ¡Hasta la semana que viene!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

11 de enero de 2018

Plan de choque posnavideño

 

Que no cunda el pánico, todos hemos cometido excesos estas fiestas, ni tan siquiera nos vamos a torturar recordando cuántos y cuán variados.

“Lo hecho, hecho está” pero ahora llega el momento de ponerle freno a la situación e intentar recuperar nuestro peso anterior a las festividades y también depurar el organismo.

 

Las verduras, y también las frutas, son nuestras aliadas en esta misión. Cada una tienen una composición y unos beneficios determinados, pero en conjunto podemos decir que aportan fibra, vitaminas y minerales esenciales para el organismo y no incrementan el número de grasas y azúcares (no naturales) que hemos tomado en exceso durante estos días.

Además gracias a la fibra e incluso al poder diurético de alguno de ellos ayudan al organismo a eliminar las toxinas que hayan podido quedar retenidas.

 

 

Espárragos, ingrediente de lujo

Son un lujo no por el precio, los manojos de espárragos verdes están presentes en las fruterías prácticamente todo el año, aunque la temporada ya está muy próxima.

 

Como en otras ocasiones, conviene recordar que los espárragos en conserva (tanto blancos como verdes) conservan sus propiedades y son rápidos y sencillos de tomar, formando parte de otras preparaciones o bien directamente, con una vinagreta ligera por ejemplo.

 

Los espárragos aportan vitamina C, betacarotenos, antioxidantes… además son una fuente importante de fibra, potasio y ácido fólico. Hay que recordar también que son diuréticos, por lo que el organismo elimina aquellas toxinas que hayan podido retener.

 

Hoy comemos verde

Hoy vamos a preparar una sopa verde, en ella hemos combinado verduras verdes, ajos, cebollas, guindilla, cilantro y curry. Es una sopa que sólo te costará hacer unos 20 minutos, el precio debe rondar 1 o 1,5 € por persona y sólo suma 180 calorías a la ingesta diaria.

Los beneficios que obtienes de ella son muchos: vitaminas de diferentes grupos, eliminarás toxinas y también prevendrás enfermedades típicas de esta época ya que tanto la cebolla como la cebolla china actúan como antibacterianos.

 

SOPA VERDE

 

Ingredientes:

  • 7 dl de caldo de verduras
  • 200 g de espinacas frescas
  • 150 g de judías verdes redondas
  • 150 g de champiñones
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cebolletas chinas
  • 1 cebolla
  • 1 guindilla verde
  • Un ramillete de cilantro fresco
  • 2 cucharadas de pasta de curry verde
  • Aceite de girasol
  • Sal

 

Preparación:

  • Pela y pica la cebolla y el ajo. Limpia y corta los champiñones. En una cazuela al fuego rehoga la cebolla y el ajo con 3 cucharadas de aceite. Deja a fuego lento 3 minutos y añade a continuación los champiñones, déjalos hacerse durante 5 minutos más a fuego medio-bajo.

 

  • Añade las hojas de espinacas, las judías verdes conrtadas y el caldo de verduras. Añade la pasta de curry verde (si no te gusta el sabor del curry, no lo uses). Deja cocer 10 minutos.

  • Corta la cebolleta en rodajas. Pica el cilantro. Corta una guindilla verde en ruedas. Añade todo a la cazuela, rectifica de sal, déjalo 5 minutos más y sírvelo caliente.

 

 

 

Comer sano es también comer rico y disfrutar de nuevos sabores y preparaciones. ¡Hasta la semana que viene!

 

 

 

 

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

4 de enero de 2018

Roscón de Reyes, un dulce redondo

 

El Roscón de Reyes es uno de los dulces más típicos y populares de la Navidad.

 

Para muchos es tradicional tomarlo la víspera de Reyes, el día 5, antes o después de la cabalgata. Otros prefieren desayunarlo con una taza de chocolate caliente o a lo largo del día de Reyes. Como veis no hay una fecha fija que marque la tradición.  Hoy en día se puede tomar solo o relleno de nata, crema pastelera, trufa u otras cremas.

 

 

 

Lo que más me gusta del Roscón de Reyes es su esponjosidad y el aroma inequívoco del agua de azahar, realmente es un postre humilde, de ingredientes sencillos pero que requiere su tiempo. Antes de ponerte a hacerlo lee atentamente la receta y calcula los tiempos. Necesitamos que la masa leude en un par de ocasiones, y eso, lleva su tiempo, no se puede acelerar, o al menos no conviene hacerlo. Yo suelo dejar las masas para que fermenten cubiertas con un paño y en una zona tranquila del salón cerca del radiador pero lejos de puertas y ventanas, las corrientes de aire pueden chafarte el proceso por el cual la levadura realiza su labor y hace que la masa crezca y duplique su volumen; de ahí la esponjosidad del Roscón de Reyes.

 

 

¿Qué tiene que ver Saturno con el Roscón de Reyes?

Son muchos los que encuentran el origen del Roscón de Reyes hace muchos siglos, concretamente en el siglo II a.C. cuando se celebraban las fiestas paganas conocidas como “las Saturnales” en las cuales se rendía culto a Saturno, dios de la mitología romana al que se invocaba para tener buenas cosechas. En estas fiestas era cuando era costumbre comer un dulce similar a nuestro actual roscón.

 

Siglos después se introdujo el haba en la masa, el afortunado que la encontraba tendría prosperidad todo el año.

 

En la actualidad, en el interior del Roscón podemos encontrar una figurita (anteriormente fue una moneda) y el haba. Como podéis imaginar la monada o la figurita es mejor, con lo cual el significado de encontrar el haba ha cambiado.

 

Mientras que al que encuentra la figura es coronado como “el Rey”, al que le toca el haba, según la tradición, tendrá que pagar el roscón.

 

 

Navegando por los siglos hemos llegado a nuestros días. Podemos encontrar diferentes recetas de roscón, unas más sencillas y otras más elaboradas (con mayor número de fermentaciones); hemos elegido una receta sencilla -para que no tengáis excusa y os pongáis “con las manos en la masa”- y hemos optado por hacer rosconcitos individuales.

 

Recuerda que tienes que hacerlo con tiempo, aprovecha los tiempos de fermentación para realizar otras recetas o para relajarte.

 

ROSCÓN DE REYES

 

Ingredientes:

  • 350 g de harina
  • 12 g de levadura fresca
  • 3 huevos
  • 150 g de mantequilla
  • 125 ml de zumo de naranja
  • 100 g de azúcar
  • Un pellizco de sal
  • 2 cucharadas de agua de azahar

Para adornar:

  • 1 huevo
  • Frutas confitadas
  • Almendras

 

Preparación:

  • Templa la mitad del zumo de naranja, deshaz en él la levadura, añade una cucharada de azúcar, tres de harina y mezcla bien. Deja reposar tapado hasta que doble su volumen. Éste será el primer fermento (o prefermento) de nuestro roscón. Deja la mantequilla fuera del frigorífico, la necesitarás para el siguiente paso y ha de estar blanda.

 

  • Coloca el resto de harina y de azúcar en un cuenco amplio. Haz un hueco en el centro y ve abriendo los huevos en él, añade la sal, el resto del zumo de naranja y el agua de azahar. Amasa hasta que se integren bien todos los ingredientes. Incorpora el prefermento del paso 1 y sigue amasando. Incorpora la mantequilla que ha de estar blanda y amasa hasta que todo esté bien integrado. Colócala de nuevo en el cuenco amplio y deja reposar tapada con un paño en un lugar templado hasta que doble su volumen.

 

3 – Vuelve a amasar y deja reposar hasta que suba de nuevo. Amasa otra vez y, ahora sí, forma seis roscones pequeños. Cubre las bandejas de horno con papel sulfurizado y coloca encima los rosconcitos, tápalos con un paño de cocina y deja que vuelvan a crecer. Precalienta el horno a 180 ºC. Cuando suban los roscones, pinta con el huevo batido y coloca encima la fruta elegida, las almendras fileteadas y el azúcar por encima. Hornea durante 25 o 30 minutos hasta que estén doraditos. Retira del horno y deja enfriar completamente antes de servir (lo sabemos es difícil resistirse, a estas alturas toda la casa huele que alimenta).

 

 

Si quieres, puedes rellenarlo con nata montada, crema pastelera, trufa, crema de chocolate, cabello de ángel, crema de turrón…. O tomarlo tal cual, está buenísimo.

 

Te deseamos que los Reyes Magos sean muy generosos y que disfrutes de estos roscones con la mejor compañía. ¡Hasta la semana que viene!

 

 

 

 

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

Por Mayte Rodríguez

css.php