Cocina con corazón

14 de Julio de 2017

Sopas frías alternativas

 

Las sopas o cremas frías son uno de los placeres del verano. Como primer plato, cena ligera o incluso de base a otras preparaciones, el salmorejo (con más cuerpo que su primo el gazpacho) es una base perfecta para preparaciones sencillas como un pan, salmorejo y buen jamón con chorrito de aceite de oliva incluído o como base para un pescado al horno con patatas; el salmorejo tiene un sabor definido pero suave que suma al resto de ingredientes.

Gazpacho, salmorejo, ajoblanco… dependiendo de la zona se puede tomar de una u otra forma, aportando aquí un ingrediente, allí una guarnición diferente.

A mí me gusta revisar los clásicos y adapto recetas tradicionales cambiando las tradicionales almendras del ajoblanco por piñones, o sirviéndolo de modo distinto. Prueba a cortar la parte superior de unos tomates cherry como si fuera una tapa, vaciarlos con cuidado y rellenarlos con salmorejo clásico. Bocados muy ricos y con una presentación muy buena.

Esta semana vamos a hacer un Gazpacho fresco, lleno de vitaminas, muy bonito y que sorprenderá a todos, ¿te animas?

GAZPACHO DE CEREZAS

Ingredientes:

  • 250 g de cerezas
  • 1 kilo de tomates
  • 1 pepino
  • 1/2 pimiento verde
  • ½ cebolla
  • 0,1 dl de aceite de oliva virgen extra
  • 3 cucharadas de vinagre de vino blanco
  • sal

Preparación:

1. Lava las cerezas, córtalas por la mitad y quítale el hueso, (hay un artilugio para quitarles el hueso directamente que es muy práctico). Se colocan las cerezas deshuesas en el vaso de la batidora y se trituran. Cuélalo para que no queden resto de pieles.

2. Pela y corta el pepino y la cebolla. Lava el pimiento y los tomates y después córtalos en trozos grandes. Reserva una parte de las verduras para la guarnición, para lo cual tendrás que picarlas fino. Pon el resto de las verduras en el vaso de la batidora y tritúralo.

3. Mezcla el resultado de los dos triturados. Sal, añade el aceite de oliva y el vinagre, tritura de nuevo con la batidora y añade agua según prefieras una sopa más o menos espesa. Sírvelo con las verduritas destinadas a la guarnición o taquitos de pan.

Espero que disfrutéis del gazpacho y de la compañía. ¡Hasta la semana que viene!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

6 de Julio de 2017

Tarta de cumpleaños

Me encantan las fiestas de cumpleaños. Y las tartas. Y los amigos. Y…. por qué no decirlo, los regalos. Y hoy es mi cumpleaños y me apetecía compartirlo con vosotros.
La idea de cumplir años me gusta, ya sé que el tiempo corre y que hace unos años lucía mejor que ahora; pero ahora tengo un montón de bagaje más, experiencias, sueños, me conozco más, soy más sabia (o eso creo)… y me hace mucha ilusión celebrarlo con amigos, familia y sentirme bien parapetada. ¡Años, venid, que yo os espero aquí bien acompañada!

Esta semana compartiremos una receta fácil, clásica y muy rica, hecha con queso y fresas. A veces también la he hecho sustituyendo las fresas por frutos rojos y el resultado es espectacular. En cualquier caso, el contraste de las fresas calientes y el queso frío queda muy bien.
Una de las grandes ventajas de esta tarta es que no necesita horno, por lo que no pasarás más calor del necesario en la cocina.
Me encanta servir las tartas en este pie de cristal, tiene también una cúpula – tapa del mismo material y es fantástico para conservarla hasta el momento de servir y la presentación queda fenomenal.

Tarta de queso y fresas

Ingredientes:
100 g de galletas tipo Digestive
250 g de queso de untar
80 g de mantequilla
400 g de fresas
90 g de azúcar
2 hojas de gelatina neutra
1 dl de leche

Preparación:

1.-En primer lugar ponemos la gelatina a remojo en agua fría. En cuanto se hidrate, escurre y disuelve en 1 dl de leche. En un cazo colocamos la nata, el queso para untar, 30 g de azúcar y la leche con la gelatina. Ponlo al fuego, remueve con una cuchara de palo para que se disuelvan todos los ingredientes y retira del fuego antes de que hierva.

2.- Tritura las galletas y mézclalas con 30 g de mantequilla. Cubre con la mezcla el fondo de un molde circular desmontable de 15 cm de diámetro.
Lava y corta las fresas en trozos. Mezcla 1/3 de las fresas con la mezcla de queso del paso 1. Rellena con la mezcla el molde y mételo en el congelador.

3.- Mientras tanto, ponemos una sartén al fuego con el azúcar restante (60 g) y mantén al fuego hasta que se forme un caramelo claro. Añade 50 g de mantequilla, remueve y añade el resto de las fresas. Mantén al fuego durante 4-5 minutos y retira.
Saca el molde del congelador y desmolda. Vuelca las fresas todavía calientes sobre la tarta de queso y servir.

Espero que disfrutéis de la paella y de la compañía. ¡Hasta la semana que viene!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

29 de Junio de 2017

La paella me sabe a verano

 

Si cierro los ojos y pienso en vacaciones cerca del mar, no puedo evitarlo, veo el chiringuito con su paella o arroz negro, listo para meterle mano. Y es que el rumor del mar se lleva muy bien con el arroz, no me preguntes por qué, pero la asociación de ideas en mi cabeza es directa.

Obviamente la paella puede comerse todo el año. De hecho muchas de nuestras madres / suegras la convierten en el plato del domingo. Alrededor del contorno de la paella se sienta la familia, tiran el agua los niños, charlan los mayores y se enorgullecen las/os cocineras/os cuando reciben el clamor popular: ¡Cada vez te sale más rica!

A lo largo de la costa mediterránea encontramos un sinfín de preparaciones con características e ingredientes propios de la zona. Arroces, paellas, arroces caldosos, a banda, al horno, negro…. La lista es interminable y el éxito siempre garantizado, un arroz bien preparado y la sensación de estar de vacaciones provoca un placer inigualable.

Esta semana os proponemos una receta de paella para hacer en casa, aunque no es lo mismo que estar en la playa, puedes decorar la mesa con un menaje veraniego y aprovechar para hacer planes para las próximas vacaciones, ¡ánimo, están muy cerca!

PAELLA

Ingredientes:

  • 400 g de arroz bomba
  • 300 g de pollo
  • 300 g de conejo
  • 150 g de judías verdes
  • 100 g de garrofón
  • 150 g de tomate triturado en conserva
  • 1 g de azafrán
  • 1 cucharada de pimentón de la vera
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta

Preparación:

1. Sala el pollo y el conejo troceado. Pon la paella (el recipiente) con 1 dl de aceite de oliva al fuego. Añade las carnes y mantén al fuego hasta que estén muy dorados.

2. Limpia las judías verdes, quita las hebras y córtalas en trozos. Aparta la carne dorada hacia un lado de la paella y añade las judías. Mantén a fuego suave hasta que esté bien hecha. Añade a continuación el tomate, partando las judías a un lado junto con la carne y espera a que el tomate pierda parte de su líquido.

3. Añade a continuación una cucharada de pimentón y el doble de agua (en volumen) que de arroz. Remueve, añade sal hasta que el caldo quede un poco más salado de lo normal porque con el arroz perderá un poco. Incorpora el arroz, remueve para extender homogéneamente y añade el garrofón y el azafrán. Deja a fuego durante 20 minutos, primero a fuego fuerte 5 o 10 minutos para acabar a fuego mínimo al final.

Espero que disfrutéis de la paella y de la compañía. ¡Hasta la semana que viene!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

Por Mayte Rodríguez

css.php