Cocina con corazón

24 de noviembre de 2014

Crema de calabaza y pera

CREMA-CALABAZA-FINAL
LA RECETA DE MAMEN

Al igual que Miguel Ángel Roque, autor de ‘Recetas de cuchara, cucharilla y cucharón’, me siento fan de los platos de cuchara, por eso cuando me enteré de la existencia de este libro decidí que tenía que hacerme con un ejemplar. Y cuando por fin lo tuve en mis manos me sorprendió muchísimo. Lo primero que me llamó la atención fue el formato, cada vez estamos más acostumbrados a ver libros de los que te enamoras por las impresionantes fotos y éste carece de ellas, pero tiene un encanto que lejos de echarlas de menos lo hacen más apetecible… parece un libro escrito a mano por una de nuestras abuelas, pero lo verdaderamente valioso es la recopilación de recetas con las que te vas a encontrar.

Sopas, cremas calientes o frías tienen un papel importante pero también los estofados, las legumbres, los arroces caldosos tradicionales de nuestra tierra. Además, cuenta con un amplio capítulo en el que podrás conocer recetas de cuchara del mundo. Para completar, incluye aperitivos servidos en cucharilla para tomarlos como un original bocado y deliciosos postres de cuchara como flan de coco y lima, arroz con leche o natillas de turrón.

Ahora llega el momento más difícil, elegir una receta para presentaros… todas son muy buenas pero como me encanta la mezcla de sabores y los productos de temporada. He escogido una deliciosa crema que bien se puede tomar caliente o fría.

Crema de calabaza y pera

INGREDIENTES

INGREDIENTES600 gr. de calabaza,
3 peras,
1 cebolla,
1 zanahoria,
800 ml de caldo de verduras,
200 ml de nata líquida,
sal,
pimienta,
aceite de oliva virgen

ELABORACIÓN

Poner una cazuela al fuego con un chorro de aceite de oliva. Mientras se calienta el aceite, pelar y cortar en dados la zanahoria, la calabaza y las peras. También tienes que cortar fina la cebolla. Incorpora todo a la cazuela y deja que se sofría durante 10 minutos a fuego medio, salpimentar y remover de vez en cuando.

PASO-A-PASO

Añadir el caldo de verduras y dejar cocer a fuego bajo unos 20 minutos. Pasado ese tiempo, tritúralo con un robot de cocina, añadir la nata líquida, comprobar el punto de sal.

Puedes decorar el plato con unas pipas de calabaza peladas como recomienda el libro… pero como yo no tenía ahí va mi propuesta: moler un poco de pimienta por encima o decorar con un hilo de nata.

Trucos: Para esta receta se necesita caldo de verdura que puedes hacerlo o utilizar uno envasado en tetra brik, ésa fue mi opción. Yo utilicé uno que sabía bastante a apio y le aportó mucho sabor a la crema, pero puedes usar el que a ti te guste más.

Este es un plato que si le quitas la nata no tiene nada de grasa, ni de hidratos de carbono ya que no lleva patata, por lo que si quieres cuidarte puedes sustituir la nata que es más grasa y calórica por leche desnatada… Te aseguro que también está buenísima, ya que para el resto de la familia le añadí la nata y para mí la hice con leche y me encantó.

Por su sabor entre dulce y salado esta crema os puede parecer extraña aunque a mí y a mi familia nos encantó pero os voy a confesar que con lo que les terminé de conquistar con esta crema fue con un segundo plato. Me había sobrado un poco de la crema y la tenía guardada en el frigorífico, preparé un solomillo de cerdo a la plancha. A mí me gusta dejarlo poco hecho y darle un golpe de calor para terminar de hacerlo acompañado de alguna salsa… que en este caso fue con esta crema de calabaza y pera. La combinación resultó realmente deliciosa. (Ya sabéis, si os sobra, resulta una salsa deliciosa para acompañar con cerdo, pato o pavo).

libro

Vivi, ya sabes que me encanta tu vichyssoise de pera… ahora te toca a ti probar esta deliciosa crema, y me cuentas cuál te gusta más, yo no sabría elegir… y ve pidiendo que estas navidades te regalen el libro, te va a encantar.

 

 

 

CREMA-CALABAZA-01



Añadir comentario

20 de noviembre de 2014

Cannelés de Burdeos

 

a00579726 001LA RECETA DE VIVI

La de hoy es una receta tradicional de la cocina francesa, se trata de unos pequeños bizcochos típicos de la ciudad de Burdeos que deben su nombre a los característicos bordes estriados que en gascón se dice canelat (canalón).

Se hacían en unos preciosos moldes de cobre, ahora usamos la silicona que es mucho más barata y fácil de encontrar. Se dice que datan de principios del siglo XVI, cuando las monjas del convento de des Annonciades de Burdeos los creaban con ingredientes sobrantes que recuperaban de los buques que atracaban en el puerto, la harina, el azúcar, el ron. Las yemas de huevo las conseguían de las bodegas de la región que usaban las claras para clarificar el vino. ¡¡Reciclando!!

Los canelés hay que consumirlos el mismo día que se hacen, después pierden la corteza crujiente característica, así que lo que yo hago es preparar la masa y congelarla en una botella de plástico. Simplemente la sacas a la nevera que se descongele y listo, directamente al horno.

La única dificultad es encontrar los moldes aunque yo utilizo también unos con forma de bundt cake pequeñitos, pierde la gracia de la forma tradicional pero el sabor es igual de exquisito

INGREDIENTES

IMG_49381 litro de leche
400 gr. de azúcar glasé
200 gr. de harina
2 cucharadas de extracto de vainilla o en su defecto un par de vainas de vainilla
100 gr. de mantequilla líquida
4 huevos y 4 yemas
1 vasito de ron
Sal

 

 

PREPARACIÓN

Si no tienes pasta de vainilla, corre a comprarla. Le da un sabor buenísimo, pero si no, infusiona la leche con la vainilla durante unos 10 minutos y deja enfriar. Si la vainilla es en pasta, basta añadirla a la leche a la hora de batirla.

Mezcla el azúcar y la harina.

En un bol bate los huevos con las yemas el ron y la mantequilla líquida y añade la mezcla de azúcar y harina mezclando bien, no es necesario batir, y a continuación la leche avainillada. Añade una pizca de sal a la mezcla resultante.

conjunto dos

Tapa con un papel film en piel, es decir pegando el plástico a la mezcla, esto se hace para que no cree costra, aún así algo saldrá, simplemente cuando la vayas a utilizar bate un poco con las varillas. Esta mezcla debe estar unas 24 horas en el frigorífico.

Al día siguiente, precalienta el horno a 200º, engrasa los moldes. Si utilizas spray, no hará falta nada más, simplemente dejar en el horno unos 35 minutos y después desmoldar en caliente y comer.

Si engrasas los moldes con mantequilla, cuando los canelés lleven unos 20 minutos, habrán subido en el horno, saca el molde y dale unos golpecitos hacia abajo para que vuelvan a su sitio. De nuevo al horno otros 15 minutos y a comer.CANELES03

 



1 comentario

17 de noviembre de 2014

Alubias con mejillones

FINAL

LA RECETA DE MAMEN

En este tiempo qué bien sienta un guiso de cuchara y para elaborarlo nada mejor que hacerlo con legumbres, uno de los pilares de la dieta mediterránea.

Las legumbres nos aportan un contenido proteico de alto valor biológico, hidratos de carbono, vitaminas, minerales y fibra, con escaso contenido en grasa, por lo que son un producto de elevado interés nutricional, y también culinario, tanto es así que el prestigioso chef Sergio Fernández impartirá masterclass por todo el territorio nacional para enseñar a los futuros cocineros nuevos usos de las legumbres en recetas de cuchara y ensalada.

sergio-fernandez

He tenido la suerte de asistir a la clase magistral que el reconocido chef dio en la escuela de hostelería de Madrid, acto en el que pude aprender el valor nutricional de las legumbres y las diferentes variedades que podemos encontrar con el logotipo de Indicación Geográfica Protegida (IGP), un sello europeo de protección único que permite reconocer las legumbres con calidad diferenciada, entre las que encontramos la Faba Asturiana, judía de El Barco de Ávila, alubia de La Bañeza (pinta y blanca), faba de Lourenzá, lenteja de La Armuña, lenteja pardina de Tierra de Campos, garbanzo de Fuentesaúco; pero también la alubia mongeta del Ganxet Vallés-Maresme, una variedad con denominación de origen protegida (DOP) .

Una vez que Sergio nos ratificó la importancia de trabajar con productos de calidad a la hora de realizar cualquier plato, tuvimos el placer de disfrutar de alguna de sus propuestas y tanto me gustaron que aquí os muestro una sencilla, deliciosa y  saludable receta. Si la haces, seguro que triunfas.

INGREDIENTES

INGREDIENTES350 gr de alubias (entre 80 y 100 gr por persona)
1 k de mejillones
1 cebolla
2 zanahorias
1 puerro
2 hojas de laurel
4 ajos
perejil
aceite de oliva
2 cucharadas de harina
sal

ELABORACIÓN

La noche anterior poner las alubias a remojo en agua fría con sal. Al día siguiente disponerlas en una cazuela con agua y sal junto con la cebolla, el puerro, las zanahorias y el laurel, dejar cocer a fuego medio durante dos horas, o en olla exprés 30 minutos.

MEJILLONES-COCER

Mientras se cuecen las judías limpiar los mejillones. Colocarlos en una cazuela con una hoja de laurel, tapar y poner al fuego hasta que se abran. Cuando estos estén abiertos retirar una de las balbas y reservar.

Cuando las alubias estén tiernas retirar las verduras junto con dos o tres cucharas de judías  y triturarlas con un poco del caldo de la cocción hasta conseguir un puré, añadir este a las alubias.

PASO-JUDIAS

Pelar y picar los ajos, freír en una sartén con un chorro de aceite de oliva, añadir perejil picado, y dos cucharadas de harina, rehogar el conjunto durante un par de minutos y añadir a la cazuela de las alubias junto con el caldo resultante de los mejillones que habremos colado previamente dejar cocer durante 15 minutos para que el caldo tome más cuerpo y se espese, además de que adquiera todo el sabor, añadir los mejillones, rehogar cinco minutos más y servir caliente con un poco de perejil picado por encima.

FINAL-CON-SOPERA

 



Añadir comentario

Mamen vive en Madrid y tiene raíces andaluzas, le encanta el salado y los buenos platos. En Barcelona está Vivi, una experta en repostería. Les une la pasión que ponen en la cocina, aderezada con buen humor y mucho amor. En Diez Minutos os invitamos a compartir con ellas el placer del buen comer con trucos y recetas sencillas o muy elaboradas, cocina tradicional o creativa; de nuestra tierra o con toques exóticos...